Historias de la policía

Cuando andaba por la educación secundaria tuve el honor de conocer a un profesor de lengua cuya cordura se ponía en entredicho en cada clase. Fueron años bonitos y no quiero ponerme nostálgico, pero aparte de si era buen profesor o no, recuerdo que daba consejos y opiniones sobre la vida que siempre, cuanto menos, me he dado cuenta de que en cierto modo tenía razón.

Este tipo de personas sueltan sus gotas de sabiduría de manera espontanea, no son un recital de consejos, pero una de las últimas que me viene a la cabeza y que he tenido el disgusto de comprobar ha sido sobre los policías. Sí, las fuerzas del estado, el orden, y la madre que los parió. El caso es que mí controvertido profesor un buen día a un alumno vago y que no sabía leído el libro de turno que nos tocaba (el típico alumno pasota) le dijo:

-Señor Martínez con esa actitud de vago y analfabeto usted a lo máximo que aspira es a policía…

Toda mi clase estalló en risas que se fueron apaciguando cuando vimos el semblante serio del profesor que nos dijo:

-No se rían. ¿Cuántos de ustedes han visto un policía leyendo un libro? ¿Cuántos?

Yo en mi cabeza hice recapitulación y sorpresa… ninguno, así que el profesor viendo que nadie contestaba insistió:

-Veréis, el  que no vale para nada más se mete a policía…

Bueno, estas afirmaciones crueles y duras de mi profesor pueden parecer exageradas, de mal gusto, ponzoñosas, anodinas y muchos largos etcéteras contra la buena educación y el respeto. Pero en pro de la justicia y como escritor de este blog me veo obligado a contar la verdad, pido amable lector, que si el anterior párrafo no le gusto, pare de leer. Que si su padre es policía o algún familiar cercano lo es, pare de leer. Que si todavía cree en este estado que le pisotea, pare de leer. Creo que ya sabes por dónde voy lector. Ahora los que todavía quieran acompañarme, solo les matizo. Las anécdotas que cuento aquí sobre la policía son todas reales.

Corrían tiempos difíciles en la zona donde yo vivía, y resulta que el típico bandolero de barrio, el que ladra más que muerde, a golpe de navaja había robado ciertas pertenencias a unos conocidos. En la comisaría del barrio mis allegados habían puesto una denuncia y resulta que casualidad, casualidad, los policías conocían al bandolero que tras acumular un taco de denuncias que ni los terroristas, era ya conocido entre los policías; sabían donde vivía, como se llamaba, que era mayor de edad, etc. Así que mis conocidos le propusieron ir a la casa de la chusma esta a recuperar lo que es suyo, los policías se negaron de arriba abajo y les dijeron:

-Lo mejor que podéis hacer-dijo mientras mostraba el taco de denuncias- es coger un día entre todos y matarle…

La siguiente historia muchos de vosotros la habréis vivido. Caminando por el paseo del Prado el cual estaba embutido en un atasco monumental, un buen día vi una gran comitiva de coches, motos y furgonetas de la policía entrando a todo trapo y con las luces de emergencia puestas. Yo creía que ya se había mascado la tragedia. Nerviosos todos los coches se quitaban del medio y dejaban paso apresuradamente. Cuando vi, que en realidad no pasaba nada y que lo único que estaban haciendo era escoltar a el jodido equipo de fútbol del Levante, para que los señoritos evitaran un atasco, se me vino el alma a los pies….

Cierto vecino mío tenía un mercedes espectacular. Resulta que un buen día se lo robaron a la milanesa, es decir, que fue por un despiste suyo, se lo dejo un instante abierto. Cuando le conto a la policía lo sucedido y que el ladrón se lo quitó delante de su puñetera cara, estos le dijeron que si había sido culpa suya que ellos no pensaban hacer nada y  para colmo el seguro no le iba a pagar un carajo. A todo esto mi vecino pillo un cabreo monumental con la policía diciéndoles, que hoy en día era más delito ser un despistado que un chorizo mangante.

La última anécdota me sucedió hace unos días, cuando caminaba con un grupo de amigos hacía una manifestación no sé porque chorrada por el Reina Sofía y antes de poner un solo paso en la plaza tres antidisturbios nos rodearon.

-¿Van ustedes  a la concentración? – me preguntó a mí. Yo que no sabía que decir, miré a mi amigo y este dijo:

-Sí

-¿Sabían que es ilegal?

-No…-contesto mi amigo- No teníamos ni idea… (es verdad, no lo sabíamos)

-Acompañarnos…-dijeron los antidisturbios.

Total que nos llevaron a unas lecheras con una decena más de antidisturbios y mi mente ya estaba procesando como salir de aquel papelón que me estaba comiendo. Cuando a todo esto nos salta uno de los agentes:

-¿Tienen algún objeto que pueda comprometerles?

A esto yo casi me parto de risa. Coño, soy un adolescente, no un puto terrorista. Todos contestamos que no. Cuando llegamos donde estaban todos, nos pidieron la documentación, se la dimos. Mire a mis amigos, y a uno de ellos se le iban a salir los ojos de la cuencas. Veía la ira en su cara. Iba a saltar a alguno de ellos en cualquier momento…

La tensión se cortaba con cuchillo y el agente más veterano, un tipo canoso y con pinta de buen orador, empezó a hablarnos del tipo para acojonar, de que si iban a identificarnos, bla, bla, bla… Así que comencé a darle a mi labia, y utilicé las palabras como arma. Fue un duelo de oradores:

-Eso que apunta, ¿qué es? – le pregunté al veterano.

-Apunto vuestros DNI  para tener una lista, por si queréis volver a entrar a la plaza…

-Y si digamos, que da la casualidad, de que nos marchamos amigablemente, y aquí no ha pasado nada…- le dije al agente.

-Bueno si deciden irse amigablemente, yo me quedo con la lista y si nos le vuelvo a ver, tiro este papel….

Dicho y hecho. El agente veterano nos iba a dejar ya marchar, cuando un agente bravucón salta otra vez con la pregunta de los huevos:

-¿Tienen algún objeto que pueda comprometerles?

El agente veterano intenta apaciguarle, pero ese cabrón va directo a por nosotros, concretamente a por mi amigo el que se ha contenido de milagro de no soltarle una hostia. Y le empieza a registrar, solo a él, no llega a mucho cuando el veterano lo calma y nos deja irnos con viento fresco.

No sé si la policía es buena o mala. Pero hasta ahora me han jodido cuatro veces y no me han ayudado ninguna, cada vez veo más clara la teoría de:
No te protegen, te vigilan…

About these ads

12 comentarios en “Historias de la policía

  1. Me ha gustado mucho el texto, sobre todo las palabras de tu profesor, me he estado riendo un buen rato xD

    !Se te ha olvidado que la gorra que uno llevaba tambien fue registrada..como si en una gorra entrase un kalasnikov!!!xD

    Salud!A ver si nos vemos

  2. De que me suena a mi ese profesor?? xD

    Es, tal vez, el mismo que me da a mi lengua?? xDDD

    En ocasiones la verdad es que hay cada madero que deberian hacerle tragar la placa; pero hay algunos que solo cumplen con su trabajo (los que menos).

    “Para proteger y servir”, los cojones U_U

    Un abrazo hermano, cuidate ;)

  3. No te ofendas, pero solo estoi en parte de acuerdo.
    lo primero, ni mi padre ni nadie de mi familia es policia, (para que no se me malinterprete) pero no creo que todos los cuerpos de seguridad se comporten del modo que los describes. es cierto que el pasotismo de algunos policias es ofensivo, y tambien su prepotencia, pero te has olvidado de todas aquellas personas que continuan sanas y salvas gracias a estos agentes. y te lo digo yo, hija de un hombre al que hace tres años que le robaron en su tienda y todavia el ca….on que lo hizo anda suelto, pero hay que ser justos, porque igual que hay malos policias, hay malos profesores, malos fontaneros, y pésimos médicos, pero tambien los puede haber buenos, ¿no?

  4. y mira que si pasa he, por lo menos hay agentes buenos en todas partes, historias malas tnemos todos, seria bueno que para no levantar controvercia te colgaras algunas historias buenas de ellos.

    a mi en una ocacion me llevaron ami casa cuando perdi mi cartera en medio de la nada, fueron muy amables, la verdad yo esperaba que me pidieran dinero pero para nada.

  5. Hombre..esque si te llega a pedir dinero un madero por darte un paseito en el coche ya seria la ostia, aparte de que le estas pagando con tus impuestosxD

    Y tampoco os creais que la policia es una santa, todo lo contrario, el problema esque hasta que no ves delante tuyo y experimetas todo eso que dicen esos locos anarquistas no te lo crees. A poner ejemplo: torturas, asesinatos(un recuerdo por Carlo Giuliani) etc…

  6. Pero nosotros siempre seremos los malos ¿verdad?…
    Suerte que tu amigo se contuvo, le entiedo, se lo que es tener a los perros del poder detras de tí.

    Un Abrazo

  7. Bueno, ya veo que hay diversidad de opiniones y eso esta muy pero que muy bien. Por cierto Cristina estoy de acuerdo contigo, pero te aseguro que en este artículo he estado demasiado tierno… con la policía. Me ha gustado mucho que dejarais vuestras opiniones.

    Pues eso gente, un saludo.

    P.D: Valera, hablamos de la misma persona :)

  8. Yo también tuve, en una ocasión, un buen profesor de lengua. No saben el poder que tienen los profesores en sus manos, si saben usarlo… :)

    En cuanto al artículo, está muy bien escrito, sobre todo el principio. Tal vez sea yo – no sé si lo he dicho ya en alguna otra ocasión – pero veo la influencia de Pérez-Reverte y sus artículos y novelas, en alguna que otra esquina. (A mí también me pasa…) :)

    Por cierto, ¿pudiste ir a los actos del 2 de mayo? Una pena que me pille lejos Madrid…

    A ver si te pasas algún día por mi blog.

  9. gracias por aceptar la critica!! quiero aclarar una cosa: yo no digo que la policia sea santa (hoy en dia nadie lo es) pero como muy bien ha matizado kanyin, historias malas tenemos todos. yo no queria beneficiar a nadie, solo ser justa. :D

  10. Bueno: este video creo que muestra bastante bien mi odio y asco hacia ellos, porque esto es un caso..pero hay miles y miles

    Llega a ser un amigo mio y destrozo la ciudad, llego a estar ahi delante y no se lo que hago. Primero le pegan un tiro, luego por si acaso, le meten otro, luego le pisotean variasveces con el coche..no se vosotros..pero esto es un puto asesinato y encima se rien de el.

    Per Carlo.
    La venganza llegara en 2011

  11. Hola he encontrado esta página de casualidad y sinceramente me ha molestado los comentarios que has puesto, lo de tu profesor no tiene comentarios porque para ser Policía hay que hacer unas oposiciones como hizo él para ser profesor y él no hizo unas pruebas físicas duras para poder ser lo que quiso y seguro que más de una vez acudió a la Policía para algún asunto, respecto a los antidisturbios (UIP) suerte que os dejaron marchar y en cuanto al ladrón mientras sean hurtos y cosas “pequeñas” hablo de “pequeñas” refiriéndome a delitos pequeños pues se les suelta pero no hay que culpar a la Policía hay que culpar al presidente por no poner unas leyes más duras. A ti para cuatro veces que te ha tocado te habran tocado de malas pero si tienes algún problema ¿a quien acudes? a la Policía ¿verdad? asique dejar de decir que son unos HDP y más cosas y mirad un poco lo que hacen y sufren por niñatos de mierda (no me refiero a ti) que se creen “mayores” al enfrentarse a la policía y luego salen corriendo. Un saludo Raúl-

  12. Ya sé que no todo el mundo es igual y decir esto es una injusticia. pero , ¿qué me puedes decir de la policía de Coslada?,¿del abuso de poder?, argumentaras y tienes razón que es un grupo y hecho aislado, mas yo creo que es la punta del iceberg y hasta la fecha jamás han salido en mi rescate. Ojalá un día pueda tragarme las palabras y hablar bien de un madero, y cuando llege ese día, me comprometo a hablar bien de él, y limpiar el nombre de cuerpo que he mancillado. Hasta entonces… IDEM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s