Cien años de Hergé

El Pixa me ha pedido que le publique este artículo en conmemoración del centenario del genial dibujante de Tin Tin, Hergé. El autor es tan genial que no me podía negar 🙂

El próximo 22 de Mayo se celebra el centenario del nacimiento de un gran artista que ya no esta con nosotros. Su nombre era Georges Remi. Más conocido como Hergé. Para ello, se están celebrando actos, sobre todo en Bélgica y Francia, para el señalado día del nacimiento del padre de Tintin. Para ello lo mejor es hacer un análisis de cómo fue la vida de este genio. Que decisiones personales o profesionales le hicieron tomar cada elección y como le paso factura eso a las aventuras de Tintin. Georges Remi nació en 1907, hijo de Alexis Remi (empleado de una casa de confección para niños) y Elizabeth Dufour, ama de casa. Georges tuvo un único hermano menor, Paul, con el que nunca tuvo mucho contacto. Entre 1914 y 1918 realizó sus estudios primarios en la escuela municipal de Ixelles, al tiempo que tenía lugar la Primera Guerra Mundial. Mostrando su incipiente habilidad para el dibujo, sus primeras ilustraciones en los márgenes de sus cuadernos están inspiradas en la guerra. A pesar de ser un alumno destacado, por lo general el primero de su clase, nunca tomó lecciones de dibujo (con la excepción de alguna clase en la École Saint Luc). En 1921 ingresa en los Boys-Scouts. En su adolescencia, canalizó su pasión por el dibujo en historietas que serían publicadas en Le Boy-Scout, publicación más tarde convertida en Le Boy-Scout Belge. Fue en 1922 cuando firmó por primera vez una de estas historietas, y en 1924 cuando aparece por primera vez el seudónimo que lo acompañaría por el resto de su vida: Hergé. En 1926, Hergé decidió cumplir con el servicio militar, siendo destinado al Primer Regimiento de cazadores a pie. Indefectiblemente, dedicaba al dibujo la mayor parte de su tiempo libre. Una vez relevado de sus obligaciones militares, Hergé regresó al periódico en octubre de 1927, ahora como aprendiz de fotógrafo e ilustrador de páginas especiales. El abate Norbert Wallez, director de la publicación, tuvo una gran influencia sobre Remi al incitarlo a leer y a instruirse, y le confió responsabilidades de mayor alcance. Cuando Wallez decidió ampliar el espectro al que iba dirigido su periódico con la inclusión de un suplemento para jóvenes, confió para ello en el hombre que tiempo después se comprometería con su secretaria, Germaine Kickens.El 1 de noviembre de 1928 apareció el primer número de Le Petit Vingtième, bajo la dirección de Hergé. Aunque en un principio el dibujante se conformó con la publicación de Flup, Nénesse, Poussette et Cochonnet, tiempo
después retomó a Totor. Le cambió algunas letras a su nombre, le asignó el oficio de reportero y le añadió la compañía de un fox-terrier llamado Milú. El 10 de enero de 1929, Tintín apareció por primera vez en las páginas del Petit Vingtième. La primera aventura del joven reportero lo lleva a la Unión Soviética, donde se enfrenta a los bolcheviques. Al concluir su publicación semanal, en mayo de 1930, una muchedumbre de lectores se concentró en Bruselas junto a la Estación de tren, donde el periódico simuló la llegada de Tintín de la URSS (un joven vestido como Tintín con un fox-terrier). El enorme e inesperado éxito de la publicación animó a Hergé a prolongar sus aventuras.

Mientras Hergé comenzaba a publicar la segunda aventura de Tintín, Tintín en el Congo, las andanzas del protagonista en Rusia comenzaban a aparecer en un semanario francés, el católico Coeurs Vaillants, dando inicio de esta forma a la carrera internacional del autor. En 1932, año en que se publica Tintín en América, Hergé tiene sus primeros contactos con la editorial Casterman, que pronto será la encargada de publicar todos sus álbumes. Entre la publicación de Los cigarros del faraón y la de El Loto Azul, Remi mantendría uno de los encuentros más trascendentales de su vida: tras haber manifestado su intención de que una de las aventuras de Tintín transcurriera en China, un capellán sugirió que conociese a Tchang Tchong-Jen, un estudiante chino. Éste fue quien lo familiarizó con la cultura oriental, y Hergé mantendría con él una amistad durante el resto de su vida. A partir de 1936, una nueva serie se añade en Le Petit Vingtième: Las aventuras de Jo, Zette y Jocko. A diferencia de las otras dos series en que trabajaba el dibujante hasta entonces, la nueva historia surge por pedido de los padres que dirigían Coeurs Vaillants. Temiendo que un reportero sin padres fuese un modelo poco recomendable para los lector del Vingtième, sugirieron la creación de nuevos héroes más ambientados en el entorno familiar. Hergé jamás se sentirá a gusto en esta serie, en la que no se sentía libre, y la abandonará tras cuatro historietas (la quinta será, básicamente, obra de sus colaboradores). Durante la ocupación nazi de Bélgica, Hergé siguió publicando pese a que muchos profesionales de prensa habían decidido abandonar su oficio en vista de que los medios de comunicación del país habían sido puestos al servicio del ocupante alemán (popularmente llamados medios “robados”). Una vez cerrado Le XXème Siécle en 1939 (con lo que tuvo que dejar inacabada Tintín en el país del oro negro), Hergé fichó por un medio abiertamente filonazi, Le Soir, dirigido por Raymond de Becker, y fue durante esa época cuando más dibujó y más dio a conocer a su personaje. La primera de las seis historietas creadas durante la guerra será El cangrejo de las pinzas de oro. Durante el transcurso de la guerra, surgieron dos factores que llevarían a una revolución en el estilo de Hergé. Primero, la escasez de papel forzó a publicar Tintín como una tira diaria de tres o cuatro viñetas, en lugar de las dos páginas semanales que eran práctica habitual en Le Petit Vingtième. Para crear tensión al final de cada tira en lugar de al final de cada página, Hergé tuvo que introducir gags más frecuentes y mayor ritmo en la acción. Segundo, Hergé tuve que desviar la atención de las aventuras en los temas de actualidad para evitar controversias, girando a historias con un sabor escapista: una expedición a un meteorito (La estrella misteriosa), la búsqueda de un tesoro (El secreto del Unicornio y El tesoro de Rackham el Rojo), y la de como deshacer una antigua maldición Inca (Las siete bolas de cristal y El templo del Sol). En estas historias, Hergé ponía más énfasis en los personajes que en la trama, y de hecho los compañeros más memorables de Tintin, el capitán Haddock y el Profesor Tornasol , fueron añadidos en esta época. En 1943, Hergé conoció a Edgar Pierre Jacobs, otro dibujante de comics, al que contrató para ayudarle a revisar los primeros álbumes de Tintín. La contribución más notable de Jacobs sería el rediseño de los vestuarios y fondos en la edición revisada de El cetro de Ottokar. Además, comenzó a colaborar con Hergé en una nueva aventura, Las siete bolas de cristal (ver arriba).

La ocupación de Bruselas finalizó el 3 de septiembre de 1944. Las aventuras de Tintín fueron interrumpidas hacia el final de Las siete bolas de cristal cuando las autoridades aliadas cerraron Le Soir. Durante el caótico periodo de post-ocupación, Hergé fue arrestado cuatro veces por diferentes grupos (la Seguridad del Estado, la policía judicial, el Movimiento Nacional Belga y el Frente de la Independencia) acusado de simpatizar con el Nazismo y el Rexismo. El origen de estas acusaciones se encontraba principalmente en la continua actividad profesional de Hergé bajo la ocupación nazi, lo que le valió ante muchos el calificativo de “colaboracionista”, y el hecho de que con sus viñetas potenciara de una manera decisiva la distribución y venta del Le Soir controlado directamente por los nazis. Si bien no existe un compromiso político claro en su obra y algunas de las historias publicadas antes de la guerra eran críticas con el expansionismo territorial del fascismo (principalmente El cetro de Ottokar mostraba a Tintín trabajando en la derrota de una velada alegoría de la Anschluss, anexión de Austria a la Alemania Nazi) tampoco se ven completamente libre de sospecha.

Sospechas que aparecen desde el primer álbum (Tintín en el país de los Soviets), encargado por Norbert Wallez, reconocido fascista con el objetivo de aleccionar a los jóvenes belgas contra el comunismo y la Unión Soviética desde el suplemento juvenil del diario católico belga Le Vingtième Siècle. Pasan por el nada disimulado carácter racista de Tintín en el Congo y se reflejan especialmente en La estrella misteriosa donde el principal villano del álbum es un judío neoyorquino llamado Blumenstein, y en una de cuyas viñetas aparecen dos judíos estereotipados, uno de los cuales se alegra de la noticia del fin del mundo porque “así no tendría que pagar a mis proveedores”. En ediciones posteriores de la obra esta viñeta se suprimió y otra en la que la expedición rival de Tintín enarbolaba la bandera americana fue retocada. Así mismo Hergé cambió el nombre de Blumenstein por Bohlwinkel, y le ubicó, en lugar de en Nueva York, en un país imaginario, São Rico. Sin embargo, descubrió después, con sorpresa, que Bohlwinkel era también un apellido judío.

Debido a todo ello, y como otros antiguos empleados de la prensa controlada por los nazis, Hergé se encontró aislado del trabajo en la prensa, pasando los siguientes dos años trabajando con Jacobs, así como con una nueva asistente, Alice Devos, adaptando a color varias de las primeras aventuras de Tintín.

El exilio de Tintín finalizó el 6 de septiembre de 1946. El editor y combatiente de la resistencia Raymond Leblanc proporcionó el apoyo financiero y las credenciales anti-nazis necesarias para lanzar la revista Tintín con Hergé. Esta publicación semanal contaba con dos páginas de las aventuras de Tintín, comenzando con lo que restaba de Las siete bolas de cristal, así como con otras tiras y artículos diversos. Tuvo un tremendo éxito, con una tirada superior a los 100.000 ejemplares semanales. Es probable que Hergé hubiera sufrido algún tipo de condena judicial de no ser por la creación de este suplemento. En ese sentido, se ha señalado a menudo que fue Tintín quien salvó a Hergé.

El incremento de esfuerzo que la revista Tintín supuso para Hergé, así como el cargo de conciencia y el resentimiento acumulados tras la fase de «depuración» de la posguerra, comenzaron a pasarle factura. En 1949, mientras trabaja en una nueva versión de Tintín en el país del oro negro (la primera versión quedó inacabada, como ya se ha dicho, debido al comienzo de la Segunda Guerra Mundial), Hergé sufre una crisis nerviosa que le obliga a tomar un brusco descanso de cuatro meses. A principios de 1950 sufre una nueva crisis trabajando en Objetivo: la Luna.

Para aligerar la carga de trabajo de Hergé, el 6 de abril de 1950 se crean los Estudios Hergé. Estos contaban con diversos asistentes que ayudaban a Hergé en la producción de las aventuras de Tintín, destacando entre ellos Bob De Moor, que colaboraría con Hergé en el resto de las aventuras de Tintín, con detalles y fondos tales como los espectaculares paisajes lunares de Aterrizaje en la Luna. Con la ayuda del estudio, Hergé produjo El asunto Tornasol (considerado por algunos como su mejor obra y uno de los más brillantes comics de la historia) en 1954, seguida de Stock de coque en 1956.

Al término de este periodo, su vida personal volvía a estar en crisis. Posteriormente, comienza a tener pesadillas recurrentes que le llevan a consultar a un psicoanalista suizo, quien le aconseja dejar de trabajar en Tintín. En lugar de eso, se embarca en la creación de Tintín en el Tíbet, posiblemente la más personal de las historias de Tintín.

El término de la historia pareció también señalar el fin de sus problemas: las pesadillas dejaron de atormentarle.

Las últimas tres aventuras completas de Tintín fueron producidas a un ritmo mucho menor: Las joyas de la Castafiore en 1961, Vuelo 714 para Sydney en 1966 y Tintín y los Pícaros en 1975. Sin embargo, por esa época Tintín comienza a aparecer en otros medios. Desde el inicio de la revista Tintín, Raymond Leblanc había usado a Tintín para merchandising y publicidad. En 1961 se estrena la primera película de Tintín: El misterio del toisón de oro, con el belga Jean-Pierre Talbot como Tintín. También se han realizado varias películas de animación, siendo la primera El templo del Sol en 1969.

En un notable ejemplo de cómo la realidad supera a la ficción, Hergé consigue restablecer contacto con su viejo amigo Tchang Tchong-jen, años después de que Tintín rescatase al ficticio Chong-chen Chang en las últimas páginas de Tintín en el Tíbet. Tchang, de convicciones comunistas, había sido degradado a barrendero durante la Revolución Cultural, antes de convertirse en director de la academia de bellas artes de Shanghai durante la década de 1970. Volvió a Europa para reunirse con Hergé en 1981, mudándose a París en 1985, donde permaneció hasta su fallecimiento en 1998.

Hergé muere el 3 de marzo de 1983, a los 75 años, en la Cínica Universitaria Saint Luc de Bruselas, debido a complicaciones de la anemia que sufría desde hacía varios años, dejando inacabada la vigesimocuarta aventura de Tintín, Tintín y el Arte-Alfa. Por su expreso deseo de no dejar a Tintín en manos de otro artista, fue publicada a título póstumo como un conjunto de bocetos y notas en 1986. En 1988, la revista Tintín deja de publicarse.

  • Texto por:
  • Wikipedia

Anuncios

3 pensamientos en “Cien años de Hergé

  1. Que buen articulo! Yo creci mirando las aventuras de Tin Tin en la tele, y aun hoy en dia cuando veo los episodios que tengo en un paquete de 10 DVDs (20 episodios) me traen mucha alegria de mi infancia y de tan buen dibujante que era Herge!

  2. Uf, por fin me he podido pasar, es q he estado liado con los examenes y las elecciones. Muchas gracias por publicarlo tio, para mi, ese hombre fue un Dios, y uno d los mejores dibujantes d comic d la historia. Y a lo q se refiere a Tintin…bueno, me pasaria dias hablando d Tintin. Simplemente es genial.
    Un abrazo nen, q se te exa d menos aki en el sur.

  3. Segundo aniversario de rincón de un escritor « Rincón de un escritor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s