¿Medicina?

Sentado en aquella habitación donde la poca dignidad que tenía se había quedado en la entrada, me sentía muy frío. Todo era blanco, impoluto, neurótico. Olía a enfermedad, a despojos, a achaques. A gente que no era lo que aparentaba, a mentirosos, a personas falta de amor. Era un lugar en el que te sentías de todo, menos a gusto y cómodo. Es un de los lugares en los que más reacio me he sentido en vida. Y en ese hospital de la sanidad pública andaba yo.

Acojonado, sin honor. A merced de esas personas que endiosados se creen que todas las enfermedades vienen causadas por un componente físico y racional. Cosa que si sucediera, la gente en el acto estaría curada. Y se preguntaran muchas veces vuestras mercedes porque continúan sus malestares.

Entro el hideputa por la puerta con un médico que entendía más en estos lances que él. Mi problema era que tenía un punto negro en la planta del pie. Como el tamaño de una gota de agua para que comparen. El caso es que yo insistía que se trataba de sangre recogida pues carecía de dureza alguna. Sin embargo él tenía la opinión respetable que se trataba de algún tipo de hongo. Para convencerme trajo a la podóloga, que casi sin mirarlo corroboró a su colega. Yo que de medicina no sé más de lo que leo, me convencí. Así me dieron cita para que fuera a un experto en estos temas y me lo quitaran.

Un buen día andando por mi casa (tengo la costumbre de andar descalzo) me pinché en el pie. Siendo tan azaroso el destino que justo me dio en el presunto hongo. ¡Vaya por Dios! Que casualidad. El supuesto hongo se deshizo en una gota de sangre, e instantáneamente desapareció la manchita. Por supuesto anulé la cita con el podólogo. Y me cisque en la madre de esos médicos. Que si por ellos hubiera sido me hubieran hasta operado.

Lo que vengo a reivindicar en este presente artículo es la frialdad con la que la mayor parte de los médicos tratan a los pacientes. Para ellos que ven a cantidad de gente, solo eres un número más. Un paciente más. Una persona inculta que no sabe de medicina y ellos se regodean en su altar de médico. Más parece una cadena productiva. Un rebaño de ovejas por esquilar, el tiempo apremia y no eres productivo. Por eso me quejo. Y me comprometo a contar la próxima semana una buena historia que me pasó con un médico hace algún tiempo. He dicho.

Publicado el 3 de septiembre en Diario Granada

Anuncios

4 pensamientos en “¿Medicina?

  1. Es tiste, muy triste, lo que pasa con los médicos. Todos los profesionales tienen una responsabilidad, pero sin duda la de los médicos es de las más importantes de todos. Sin embargo (y que no suene a justificación, que no lo es), piensa que muchos de ello tienen que sufrir jornadas eternas de trabajo sin descanso y con malas condiciones de trabajo, entre ellas con un sueldo mísero (en el caso de los médicos de familia/generales). No es una excusa, pero… A veces sucede. Ojalá que todo este tipo de situaciones se den lo menos posible.

    Yo por mi parte… Espero convertirme en un buen médico.

    Saludos!

  2. Ah! Y por cierto, tienes mucha razón con lo de la prepotencia en los médicos. Es una carrera muy larga (hasta 11 años!) y por terminarla mucha gente se cree en la cima del mundo. Yo creo que un médico tiene que ser muy consciente de su trabajo y de la labor que desempeña.

  3. Hola Raúl!
    a mi siempre me ha gustado la medicina para estudiarla y eso pero no creo que la estudie porque son muchos años y luego no me gusta nada el ambiente ni la personalidad de muchos de los medicos como para tenerlos de compañeros asi que supongo que me decidire por enfermería.
    De todas formas lo que yo quería decirte es una cosa que me pasó a mi en un hospital publico que a casi nadie he contado.
    Estabamos un dia mi familia y yo en el pueblo, ya acostados durmiendo que serian sobre las 5 de la mañana, y yo no podia dormir no agunataba mas en la cama, el caso es que le avise a mi madre y el caso es que tenia 40 de fiebre y no me podia casi mover, sobre todo la espalda no podia moverla. Entonces me di un baño de agua muy fria y me puse paños mojados en todas las articulaciones y en la frente, pero nada la fiebre no m bajaba. por lo tanto cogimos el coche y volvimos para madrid, pero en el coche me quede dormida y segun me dijo mi madre la fiebre me habia bajado entonces no fuimos a urgencias ni nada.
    Pero no termina aqui la cosa, al dia siguiente me vuelvo a levantar con 40 de fiebre otra vez y claro ya no sabiamos que hacer asi que fuimos a urgencias. Alli me hicieron esperar alrededor de 1 hora en la sala de espera para que luego me dejasen en una camilla haciendome analisis de sangre, de orina y pruebas por el estilo.
    me intentaron mover el cuello del mil formas distintas pero nada no podia moverlo y yo les dije que no sabia si tenia algo que ver pero una semana antes o asi me habia clavado un imperdible de la ropa en el bershka probandome unos pantalones. Y me dijeron que no tenia nada que ver pero yo insisti porque dias antes me habian salido una especie de venas moradas alrededor de la zona donde me lo clavé. pero nada no me hicieron caso, me dijeron que era imposible que tuviese nada que ver.
    Asi que llegaron a la conclusión de que lo que tenia era meningitis y le hicieron firmar a mis padres unos papeles para hacerme unas pruebas. Claro mis padres por mi bien firmaron cosa que no deberian hacer hecho.
    Bueno entonces me metieron en una camilla y me llevaron a una habitacion, alli me hicieron quitarme la camiseta y ponerme como ellos decian en “posicion fetal” asi que eso hice. Habia como alrededor de unas 6 personas en mi habitacion y segun dijeron eran todos nuevos, porque la enfermera superior estaba de vacaciones.
    Y claro yo estaba muy nerviosa porque no sabia lo que me estaban haciendo, cuando noté un pinchazo en la zona de la columna y me dijeron bueno esto te va a doler un poquito…
    Acabaron siendo 4 pinchazos (punciones lumbares) porque al no tener meningitis no podian extraer el liquido de la medula y lo intentaron 4 veces. Ya cuando me sacan de la habitacion sin haber conseguido nada no podia dejar de llorar por el dolor, me dejaron un rato en reposo y me volvieron a hacer otro analisis de orina.
    El caso es que al final me entregan un papel que en el apartado de diagnóstico ponia: “sindrome febril” y claro yo les pregunte que si no tenia meningitis y lo unico que se le ocurre decirme era que no, que despues de las 4 punciones lumbares solo tenia fiebre y yo alucinada.
    Entonces nos fuimos, pasó a la mañana siguiente y calro yo tenía que ir despacio por los pinchazos pero me encontraba como una rosa, me puse el termometro y tenia 36 de fiebre.
    y no se me ocurre otra cosa que mirarme el pie y las venas raras habian desaparecido y claro fui al hospital y me dijeron que eso no tenia explicacion que era una caso “desconocido” pero todo con una prepotencia… que flipas y desde ese momento me marcó mucho lo de la medicina y quise intentar evitar estos casos, pero veo que me resultara imposible porque todos los medicos (menos house jajaj) son asi.
    Espero no haberte aburrido mucho con mi historia que me paso hace unos 2 o 3 años
    muchos bsos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s