Cuando estas arriba

Cuando estas arriba nada importa, absolutamente nada. No importa tu situación económica, tu opinión política, que seas superdotado o que tu coche valga más que tu mísera vida. Ya saben a lo que me refiero, a la escalada. Cuando estoy arriba, soy verdaderamente yo. Y soy feliz. Muy poca gente puede afirmar haberse sentido alguna vez así. Aunque todavía sea un novato en este deporte, su inmensa sensación me sobrecoge. Las razones son sencillas. Allí arriba, no eres nadie. Dejas de sentirte que dominas todo, que tienes todo controlado. Al revés, la montaña o la pared te dominan a ti, en cuanto quieran pueden quitarte la vida. El ego se queda abajo, esperando a alguien que tal vez no vuelva. Allí arriba solo puede subir tu verdadero yo, tu seguridad proviene de la confianza que tengas en ti mismo y de la capacidad de controlar tus nervios. Sabes que como falles, nadie acudirá a socorrerte, nadie te ayudará. Todo se limita a ti y la montaña. Tú enemigo y amigo unidos en un relieve de magnífica belleza. Es una lucha de honor y de honra. Frente a frente, la montaña y tú, tú y la montaña.
Cuando tu vida pende de una cuerda comprendes todo. Todo lo que hasta hace un momento te preocupaba, pasa a ser una mera tontería. Es un poco como luchar contra la muerte que sabes que encontraras si das un paso en falso, o si te confías. Mucha gente te llama loco, o suelta tamaña gilipollez del tipo, ¿para que subes? Si luego vas a tener que bajar. A lo que respondo: ¿para qué vives? Si luego vas a tener que morir.

He visto más de una vez que la gente le preguntaba a alpinistas famosos: Has perdido todos los dedos de los pies, y algunos de las manos y aún así quieres seguir escalando. No ves que te estás matando. A lo que ellos responden: la escalada mata, si. Como la vida.
Esto es algo que solo se comprende desde la altitud, viendo el mundo desde arriba, no desde abajo que es como lo vemos.
Cada vez que se conquista una cumbre, es una explosión de júbilo y alegría indescriptible. Pensar que ya lo has conseguido que por fin lo has logrado, has ganado a la montaña que a la vez amas y odias. Esta sensación jamás la podrá comprar el dinero. Porque con el dinero no se compran los cojones que hacen falta para subir. He dicho.

Anuncios

6 pensamientos en “Cuando estas arriba

  1. Una vez mas, bravo amigo mio, darte las gracias por enseñarme el otro dia el maravilloso mundo de la escalda, que aun no he empezado a saborear pero ya tengo ganas de mas.

    Cuando estas ahí arriba, o debajo de litros y litro de agua, o cuando un paso en falso puede ser el culpable de que dejes de respirar;cuando estas ahí es cuando realmente eres tú….eres libre.

    Un abrazo

  2. CLAP! CLAP! CLAP! (¿lo oyes? son aplausos)

    Sublime el texto, de verdad tío, no tengo palabras para describir como me he sentido al leerlo… de verdad, impresionante.

    Muchas gracias por obsequiarnos con todo lo que cuelgas aquí, de todo corazón, gracias.

    Cuidate hermano, un abrazo 😉

  3. Retana genial, impecable no hay palabras par describir lo bien que perfeccionas tus textos poco a poco textoa texo.
    Cuidate amigoo

  4. Así es, Raúl, muy pocas cosas sacan el verdadero valor de las personas a flor; has sabido encontrar una muy ejemplificadora.
    Me pregunto cuantas personas de temperamento pagados y lenguas tan críticas pueden llegar a una cumbre y decir lo que has expuesto tú.
    Me ha gustado infinitamente 🙂
    Un saludo, buen escritor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s