Sabor suicida

Bicicleta RotaAlgunas veces no era él. No me refiero a un cambio físico ni a una doble personalidad. No. Solo que se cansaba de pertenecer a esta sociedad, de seguir unas reglas y de llevar el rol de estudiante mediocre y aplicado. Entonces le daba por destruir algo bonito. Sí, esa cosa dictada por cánones inútiles de belleza. Simplemente lo destruía y disfrutaba de ello.

Por ejemplo, un castillo de naipes. Se tiraba horas y horas montándolo. Se paraba. Reflexionaba, y cuando estaba completamente relajado…lo destruía del modo más cruel y retorcido posible, y joder, se sentía bien. No sabía porque era, pero tenía que destruir algo que le había costado mucho, destruir una hoja de papel por ejemplo no tenía ninguna emoción.

Así que era un hobby con peligro, claro está. Un día le dio por destruir una relación. Ella no sabía nada de su hobby, pero él no se podía controlar. Ella era sin excepción la mejor persona que él había conocido nunca. Y lo mejor de todo, le quería. Creo que ha sido la única persona que le ha querido sabiendo como era, y creo que será la última. Porque conoció su faceta antisocial, destructora y no le importo, le quiso por lo que era, no por lo que aparentaba ser.

Romper esta relación fue una culminación. No quería hacerla daño. Joder, no era un puto sádico. Pero como era lo mejor que me había pasado nunca, su destrucción equivalía a el mayor orgasmo en la vida de un hombre, así que digamos que lo hizo.

Sonara raro, incluso mal. Pero aparte de la infelicidad que le generó nunca más estar sin ella, obtuvo algo a cambio. La completa libertad. Nada ni nadie podía escapar a su poder destructivo, ni siquiera él mismo.

Así que ideó otro plan.

No se porqué pero le gustaba la velocidad. Así que por la mañana se puso manos a la obra. “Ajustó” su bicicleta para que estuviera lista para por la tarde. Le quitó los frenos para no echarme atrás y aflojó el eje de la rueda delantera. Con este alocado experimento, quería comprobar si se aferraba a los objetos, a la vida, si no era como el río que fluye.

El plan era una cuesta de un kilómetro de largo que iba a morir a un río. Cogió toda la velocidad que pudo desde arriba y se dejó caer.

Las ruedas de la bici iban aumentando su velocidad y por si no fuera poco él daba más pedales…

El puto loco suicida.

-Más madera…- gritaba a los cuatro vientos mientras su bici descendía como un rayo.

Justo cuando alcanzó la máxima velocidad, se soltó las manos, el eje de la rueda delantera salió disparado haciendo que todo su cuerpo cayese bruscamente hacía adelante, haciendo que de la bicicleta saltaran chispas, haciendo de su pierna carne y huesos.

Y ahí estaba él, contemplando su propia destrucción, con una cicatriz enorme en la rodilla, cuya profundidad no se veía en el charco de sangre. La bicicleta estaba completamente destrozada pero por fin se había realizado.

Saboreó el puto dolor. Todavía hoy cuando se toca la rodilla se acuerda de ese sabor, sabor suicida.

Anuncios

6 pensamientos en “Sabor suicida

  1. Hay a quien le da por la destrucción. A otros por las drogas, la comida, el sexo, el tabaco, escribir… Pero siempre se reduce a eso: el vacío que nunca se consigue llenar.
    Raúl, es texto es muy bueno. Veo que estás siguiendo una nueva línea: relatos que no personalizas tanto (aunque me gustan los eventuales verbos en 1a que dejan libertad de duda) y que tienen un aire un tanto macabro.
    (Hmmmm…será que la novela va ya pateando?)
    Saludos!

  2. Enhorabuena Retana por este gran textos que has vuelto a crear, me gusta este caminos por el cual tambien escribes, un poco macabra pero cn algo de realidad, perfectooo!!

    saludossss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s