La importancia del No

A veces nos callamos lo que pensamos. A veces es mejor así, otras veces no. Saber diferenciar un si de un no es algo muy importante, la mayoría de la gente no lo consigue. Cuando decimos a algo o alguien no, parece que somos malvados, que vamos a crear a nuestro receptor un trauma insuperable, pero créanme solo se sabe como es una persona si le defraudas y aún así te ama. Las mejores personas que he conocido son aquellas que defraudé y siguieron conmigo, desde luego después les pedí perdón y les di las gracias de que siguieran a mi lado.

He conocido a mucha gente que tras pedirte algo y decirle no, se han vuelto vengativos, recelosos, ariscos, te dejan de hablar, han demostrado al mundo lo malévolo que eres, pero te digo una cosa, nadie merece la compañía de alguien que se vuelve así por una palabra de dos letras, no.

Muchas veces dices: que más da, si a mí no me cuesta nada, total, si le hace feliz ¿por qué no? Si la gente fuera legal, ese pensamiento sería más que acertado, sería hasta bondadoso, digno de buen cristiano. Pero conociéndonos como nos conocemos, sabemos que la generosidad se confunde con estupidez, el valor con locura, y la inteligencia con sabiduría. Así que no se lo aconsejo.

Pero es más y acudo al refranero: Ante el vicio de pedir, la virtud de no dar. Hay personas que solo son felices pidiendo, aunque tengan de todo, ellos tienen que pedir, acumular, volver a pedir. Pero jamás te darán nada. Aprende a diferenciar entre la necesidad y el vicio, entre el generoso y el egoísta.

Y ahora tú cuando vayas a pedir, acuérdate de tus virtudes, acepta que es un capricho y antes de que te digan la palabra mágica, te la dices a ti mismo, no.

Anuncios

4 pensamientos en “La importancia del No

  1. Tienes toda la razón, Raúl. A veces, ¿no crees que un halo de bondad y generosidad sobre nuestras intenciones nos puede perjudicar? De hecho, este es uno de los problemas que mas se dan en una sociedad de la que solemos hablar: la sociedad japonesa. Ellos se refugian bajo un halo de hospitalidad y una sonrisa, ocultando los problemas de su sociedad y las contradicciones que se dan en ella.

    Saludos, sigue así!

    Manuel

  2. Creo que es un ejemplo magnífico, en Japón ocurre lo que dices, dicen mucho que sí y poco que no. Aunque este arraigado a su tradición seguro que muchos japos estan hartos.

    Un Saludo Manu 🙂

  3. Gran texto, como todos los que pones 😀

    Leí algo sobre esto en el Hagakure, pero se centraba más en la critica constructiva de una persona, en lugar de evitar negarle algo.

    Ya te hablare de ello 😉

    Un abrazo hermano 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s