Soneto a un torero

Con su traje de luces dorado,
aparece por la gran puerta
de la plaza roja que alberga
toros y toreros encapotados.

El murmullo del público desaparece
el toril polvoriento se abre
y un negro toro orgulloso aparece…

Sus músculos al espectador acomplejan
en los toreros ven su reflejo, y vitorean
cuando el torero el miedo atrás deja.

Armado con colores y capote,
al bravo animal se enfrentan,
un rictus serio muestran
cuando del acero, el rojo brote.

Dedicado a José Tomás

Anuncios

4 pensamientos en “Soneto a un torero

  1. Os advierto intrépidos lectores, absténganse de comentar intolerantes y antitaurinos. Este presente texto es un poema, no un aborrecible debate político, su principal objetivo es crear belleza, y los toros son bellos, recodadlo.

  2. Razón tienes amigo retana, dejando politca a un lado gustos taurinos u otros, creo que esta muy currado el poema, me fascina comos se te ocurren estas cosas.

    saluodsss

  3. Raúl, eres bello, ¿te vienes a que te pinchemos en una plaza mientras el público nos vitorea? Pero tranquilo, haremos un poema después. Y eres bello, recuerdalo.

    En la siguiente entrega: coplas a un maltratador de gatitos. Que no sólo son bellos, sinó también muy monos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s