Municipales bocabajo

Lo tengo que contar. Hoy me ha pasado una de esas cosas totalmente surrealistas que solo aparecen en el cine. Todo ha pasado a cámara lenta. Todo parecía una gran broma del destino. Todas las tragedias lo parecen, pero no se confundan, yo estoy bien. Lo suyo sería preguntar al cuerpo de policía municipal. Estos hoy han estado cerca de darle una moneda a Caronte.

La mañana era tranquila y angustiosa; de verano. Era aire no se movía una brizna y la vida estaba empeñada en que muriese en casa de aburrimiento, así que me bajé un rato a la biblioteca; a husmear, leer un rato, y dar el coñazo al segurata de la puerta. Todo fue normal.

La biblioteca para ser agosto estaba extrañamente vacía. Solo había dos tipos, una tipa y el que secunda. Yo estaba navegando entre los estantes buscando una rara pieza entre este mundo de best-sellers, un libro famoso antes, de culto ahora. Así trata la historia a los grandes libros, lo bueno es que nunca terminan de morir del todo. Algún día lo enseñaran en las escuelas y los chicos lo aborrecerán. No entiendo porque se obliga a las masas a leer. No tendría que ser obligatorio, sino voluntario. Leer es un lujo, no una obligación.

Pues entre tanto montón de libro busqué por la H, de Hammett, Dashiell Hammett  y llegué a una fila donde había unos cuantos. Entre todos ellos encontré como castigado una edición poco usada del El halcón maltés. Me lo llevé a casa dispuesto para ser devorado. Como no pude resistir la tentación, me lleve a casa uno de Arturo Perez Reverte, Territorio Comanche, porque empezaba a echar de menos un poco de mala leche entre líneas y todo eso.

Deje el carnet al empleado, el cual me encasquetó en mi ficha estos dos libros. Le di las gracias y me despedí del de seguridad.  Cuando salí de la biblioteca vi un coche de la policía aparcado en doble fila con un agente en el asiento del copiloto. Miré a mi izquierda y vía al agente en una tienda de móviles hablando con la tendera. De la biblioteca a mi casa hay como unos diez minutos largos y como la vida en general me aburre, siempre me los paso leyendo si hay algo bueno entre las manos. La verdad es que tengo un talento innato para no dármela mientras leo. Podía cruzar el semáforo en rojo, tropezar con un bache o caerme en el puesto de sandías, pero oigan es como un sexto sentido.

Total que ya iba por la mitad del trayecto cuando unas sirenas.

-Hiu-hiu-hiu-hiu-hiu-hiu…

La verdad es que no me dio la impresión de que pasara algo grave. Vi que todos los coches se apartaban cuando oían las sirenas. Cuando perdí el coche patrulla de vista oigo:

-¡¡¡BUM!!!

No era una explosión. Era como si una tonelada de chatarra hubiera caído desde un rascacielos. Instintivamente salí corriendo hacia el lugar del accidente. Todo el mundo se había parado para ver la tragedia, excepto un cenutrio con el bakalado a todo trapo que pitaba porque el semáforo estaba en verde y nadie salía. Toda la calle se quedó parada. Para cuando llegué, el coche patrulla estaba bocabajo y los municipales saliendo de mala forma, ayudados por la gente de los cuales nadie tenía ni idea de cómo solventar un traumatismo, y que yo rezaba para que no tuvieran lesión en la columna porque ya les veía yo patrullando en una maceta. Vegetativos totales.

A mi izquierda había un coche rojo con el morro destrozado y nadie al volante. Una señora con cara blanca y pálida repetía sin cesar.

-Hay que mal lo he pasado…. Por Dios que mal lo he pasado…

Menuda señora gilipollas. Si ella lo ha pasado mal imagínate la madera.

Mientras los policías -arropados por una masa de gente curiosa dispuesta a ayudar y ser héroes-se quejaban de la espalda. Y a simple ojo yo veía que tenían una suerte cojonuda de no tener una lesión porque este rebaño de cabras casi los sacan a ostias. Por ayudar.

El tío más listo de todos, un chaval joven nada más ver el accidente había llamado al uno, uno, dos.

En menos de medio minuto ya estaba el Samur allí y otra furgoneta de la policía. No me daba miedo estar allí, y vi con fascinación la sangre que le manaba a uno de los policías del brazo. Creo que están bien. Gajes del oficio.

Creí que sobraba en ese ambiente de héroes por un día. Ahora había cincuenta personas agolpadas para ver la escenita y el policía del brazo medio tieso que estaba cerca de mí, comenzaba a hiperventilar y gemir.

Tuve la certeza de que no sería la primera ni la última vez que vería sangre y gilipollas por doquier.

Anuncios

10 pensamientos en “Municipales bocabajo

  1. Sangre y gilipollas en una misma escena???

    un dia te voy a llevar a un partido de Rugby, te vas a reir!!!

    Algo parecido a lo que nos has narrado fue la muerte de Lady Di. Atrapada en el coche en el tunel de alma y los fotografos sin dejar de fotografiarla aún dentro del coche. Alucinante

    En fin, un abrazo hermano

  2. Ni la primera ni la última, desde luego. Buena frase para terminar el relato.
    Buena elección la de “Territorio Comanche”. Me encantó. Es simplemente genial e impactante.

  3. La gente no sabe responder ante un hecho de esta índole. Se asusta, intenta ayudar, entorpeciendo más, se ponen nerviosos, cuando lo más lógico es que gente experta se haga cargo de la situación.

    El 112 es infalible.

    Menos mal que al final no les pasó nada. Un suerte que tuvieron.

  4. los matasanos no son los medicos al invertir toda su ciencia en salvar una vida, los matasanos somos nosotros al intentar ayudar sin saver hacerlo.

  5. Muy bueno, si señor, me quedo con :No entiendo porque se obliga a las masas a leer. No tendría que ser obligatorio, sino voluntario. Leer es un lujo, no una obligación.

    Un abrazo

  6. mala leche ¿¿entre líneas?? en Territorio comanche… después de leerlo hace mil me estuve riendo durante años cada vez que veía a la “niña Rodicio” en televisión… y eso que es corresponsal de guerra… 😛

    ¿Por qué obligamos a leer? mira a tus compañeros de clase y dime cuántos leen… los niños leen, TODOS… los adolescentes si encuentran el libro adecuado entre los 13 y los 16 tenemos lectores garantizados… además ¿cuánta gente se perdería la mejor obra de la literatura universal si no fuera obligatoria?

  7. hola 🙂

    la verdad nisisquiera lei esto
    esqe solo quisiera contactarte
    estoy buscasdo mi origen
    eñ origen de mi familia
    retana♥
    soy de mexico, y tu?
    contactame:)

  8. Paula, jeje, es un poco idílico lo que propones. Yo entiendo que obliguen a leer, pero no lo deberían hacer. Es igual que si te obligan a aprender a cocinar, posiblemente comas bien el resto de tu vida, pero hay gente que no quiere. No sé, no se me ocurre un simil mejor.
    Y en clase ni Dios lee. Eso te lo firmo yo de antemano. Y no me vale eso de medio libro al año que es como van.
    Mejor aún voy a escribir algo de esto en el blog, me gusta mucho el debate.
    Gracias 😉

    Un Saludo

  9. No deberian obligar a leer, por el simple motivo de que por mucho que quieras ayudar a alguien, si ese alguien no quiere ser ayudado, no conseguiras nada; pasa lo mismo con la lectura, si una persona no quiere leer, por mucho que quieras obligarle a que lea, si esta obcecado en no leer, no leerá, o leerá a regañadientes U_U

    Yo solo digo que este año soy el unico que se leyó el arbol de la ciencia, de Baroja, de toda mi clase, fui el unico, asi que no todo el mundo lee xD

  10. Bueno, quizá debieramos partir de que “El árbol de la ciencia” es un petardo XD (no soporto a Baroja…) de hecho lo único que se puede decir en favor de que se obligue sistemáticamente a leer ese libro (sobre todo en 2º de bachillerato) es que para el profesor es facilíiiiisimo de plantear. Un contexto fácil, toda la ideología de Baroja, la ideología del 98, crisis de valores, estructura clara, personajes definidos… pero lo dicho, no me gustó a los 18, no me gustó a los 25, y sigue sin gustarme…

    Pero insisto, y ahora iré a la entrada de hoy, se obliga con la intención de que alguno enganche lo suficiente… y se mandan determinados libros porque si no se leen “por obligación” no se leerán en la vida (y no leer La Celestina te condena al infierno…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s