Mis inicios como lector

No recuerdo exactamente mi edad, pero debía de andar entre los diez o doce, fue mi primer libro de verdad. Todavía le tengo aquí a mi lado. Se titulaba El Club Dumas de Arturo Pérez-Reverte y entre otras cosas aparte de ser mi libro insignia me ayudó a descubrir a Alejandro Dumas desde un punto de vista que nadie ha conseguido hasta el momento.

No es que fuera el primer libro que había leído en vida, sino que fue el primero que me marcó muy profundamente. A mí antes de ese momento no me gustaba leer, lo aborrecía. Para mí era un ejercicio aburrido exento de valor. Recuerdo las angustiosas tardes de verano en las que mi madre me marcaba páginas que debía leer en un día. Se me hacían interminables. No soportaba esos libros del Barco de Vapor y sus puñeteras historias de mundos felices y  que guay es todo.

Eran historias que para mí no valían nada -en cuestión de gustos ya se sabe- y que además me privaban de libertad ya que hasta que no hubiera leído la asquerosa historia pastel, no podía hacer lo que quisiera. Como acaba pasando con todo lo que te imponen, le acabé cogiendo asco. Hasta me leí Las aventuras de Tom Sawyer de Mark Twain y tardé más de dos meses. Todavía me parece increíble. El final fue positivo; ni me gusto, ni me disgustó.

Así que me tiré la mayor parte de mi niñez sin leer una sola página y maldito lo que me importaba. Hasta que un buen día mi primo, ávido lector, mucho más precoz y voraz que yo, me recomendó el mentado libro. Al principio pensé que no me lo iba a leer ni de broma. Pero me empezó a contar la historia de Lucas Corso -el protagonista-, de que era un tipo duro y andaba tras la caza de un libro que invoca al diablo y a la vez su historia se mezcla con la de D’Artagnan y busca un capitulo manuscrito de Los tres mosqueteros…

Y pensé -bueno, no tengo nada que perder- y resulta que por paradojas del azar el libro estaba en mi casa entre todas las novelas históricas y pesadas que inundan las paredes. Lo empecé a leer y leer, y ahora he acabado así.

Por lo cual  mi reflexión me lleva al siguiente punto. Por mucho que obligues a alguien a leer, no lo va a hacer. Por lo menos no con gusto. Tampoco se va a enamorar de la literatura. Puede que lea un libro, el que le obligas,  pero no va a seguir explorando la estantería. Ni va a acudir a la biblioteca. ¿De qué sirve leer un libro si no lleva a otros?

Ahora bien, esto significa que en los colegios se deje de “obligar” a leer libros. Pues no. Pero hay libros y libros. Yo creo que en los colegios se debería dar libros que enganchasen. Un poco más actuales y de género variado. ¿El fin no es acaso leer? Me explico, los clásicos están muy bien y son los mejores. Estoy de acuerdo. Además se ven los autores en el temario, también. Pero no atrapan, no porque sean buenos, sino por el contexto. Hace falta una cultura gigante, para entender por ejemplo el magistral Quijote, a no ser que sea una versión adaptada y ni siquiera.

Porque en un libro de texto aparezca mal resumida en cuatro líneas el contexto y la época, no significa ni mucho menos que lo vayan a entender, y ya ni hablo de que me atrape y me impulse a leer más. Es imposible.

Mi resumen es que no podemos intentar subir la cima de la literatura -esta lo conforman los clásicos- sin haber antes escalado poco a poco y con mucho esfuerzo -navegando entre diccionarios, enciclopedias, otros libros- la falda de la montaña y el valle.

A mi leer algunos clásicos me ha costado esfuerzos increíbles. Hoy en día los libros compiten con los videojuegos, internet y la telemierda, es imposible que a los chavales les atrape.

Y sigo reiterando que leer es un lujo, no una obligación. Y que en las aulas españolas a las que tengo el dudoso privilegio de formar parte se hace de todo menos eso. Que tengan un buen día.

Anuncios

6 pensamientos en “Mis inicios como lector

  1. Recuerdo qué libro hizo de mí una lectora, aunque no estoy muy segura de la edad, 8 ó 9 años tendría cuando una hermana de mi padre me prestó (sí, luego tuve que devolvérselo que hay que joderse) Momo; recuerdo además que me fascinó de tal manera que cuando terminé la última página lo volví a empezar inmediatamente…

    A mí no es que exactamente me obligaran, siempre había leído porque era difícil ver a mis padres sin un libro en la mano (“si tú lees, ellos leen” ¡qué gran verdad!) y cada vez que mis hermanos o yo cogíamos un libro nuevo (Barco de Vapor ha marcado la historia de este país) mis padres nos felicitaban (no es una exageración) y ya se sabe que cuando eres un niño quieres, de alguna manera, “quedar bien” con tus padres y los míos nos lo ponían así de fácil… XD Pero lo que decía antes, los niños leen, sólo hace falta que a cierta edad se “descubra” un libro que haga que sigas leyendo toda la vida… por eso una generación le va a deber tanto a Harry Potter

    Sobre los clásicos tienes razón, yo había leído La Celestina en el instituto y me había gustado bastante pero no fue hasta 2º de carrera cuando la disfruté en todo su esplendor, teniendo claro el contexto, lo que significaba para la época, lo universal y atemporal que tiene, el significado profundo de cada palabra… por eso cuando vimos Don Quijote en clase preferí llevar el libro y partir del desocupado lector a soltaros una chapa teórica, quizá me equivoque, pero creo que os resultó más interesante así, que lo entendisteis mucho mejor y quizá hasta os gustara y lo leáis con el tiempo. Nunca hay que perder de vista que los clásicos lo son porque lo que plantean sigue siendo válido hoy…

    Al obligar en clase el problema es que se parte de un prejuicio “me obligan” y es eso, un prejuicio, es como leer la Biblia, como tiene una connotación religiosa evidente es muy poca la gente que se acerca a ella como el fantástico libro que todo el mundo debería leer… si no lo has hecho ya te lo recomiendo, te aseguro que te va a sorprender muchísimo.

    En definitiva estarás de acuerdo conmigo en que a pesar de que te resultara tedioso tu madre te hizo un favor al dejar el campo trillado para que tu primo te cambiara la vida. No se obliga a hacer algo malo, se “obliga” a que se abra la puerta a los libros y eso nunca puede ser negativo.

  2. Yo tambien me inicié con ese libro, y precisamente gracias a que tu me hablaste de el xDD

    Y sin embargo, aqui estoy, esta tarde misma me he terminado “La senda del perdedor” de Bukowski, y de repente veo esta entrada de tu blog y me paro a pensar cuanto tiempo hace que me termine el club dumas xD

    Un abrazo hermano 😉

  3. “Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin pájaros; hay quienes no pueden comprender un mundo sin agua;en lo que a mi se refiere, soy incapaz de concebir un mundo sin libros”
    Jorge Luis Borges
    una bonita frase que refleja mis pensamientos

  4. Estoy de acuerdo en que uno ha de empezar a leer lo que le enganche y atrape, y esos no van a ser los clasicos, por la misma razon que hay quien se queda siempre en la base, leyendo libros mediocres. Lo importante creo yo es leer, y que disfrutes. No por obligar a leer el Quijote, va a disfrutarlo…

  5. yo soy más parecido a tu primo: un precoz y voraz devorador de libros. Pero no, tampoco era un seguidor de El Barco de Vapor, me gustaban obras más complejas (de aventuras, por supuesto – Emilio Salgari, Julio Verne, Mark Twain…) pero no ñoñadas. Poco a poco fui evolucionando y, por supuesto, también acabé atacando a los clásicos.

    por cierto, hace mucho que me leí El Club Dumas. Lucas Corso es espectacular como personaje, la trama engancha como pocas, y el desenlace es flojo… como le pasa mucho a Arturo.

    saludos!

  6. me facino, esto que escribiste me gusto mucho, no tenia intension de leer todo el documento, pero sucedio tal y como lo dices a la mitad de la lectura, se me fue aciendo mas interesante y no pude evitar no leerla.
    jaja.
    buen documento adios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s