Los amados de los dioses mueren jóvenes

Ya lo decían los griegos, hay que morir joven. Aunque ahora eso de joven es relativo. Hay gente que muere joven solo para hacerse mito y pasar a la posteridad. Hay gente que muere joven y ni se ha dado cuenta. Y hay gente que le gusta irse de los lugares cuando todavía tiene la cabeza bien alta. De estos últimos quería hablarles.

El dos de julio de 1961 Hemingway agarra una escopeta y se pega un tiro en la cabeza. ¿Qué? Si señores y añadiría yo, con dos cojones. Y me puse a pensar como un tipo que vivió con una veintena de años la primera guerra mundial, que luego se fue de voluntario a nuestra guerra civil española y que acabó sus andanzas en la segunda guerra mundial, cómo un tipo que escribió una infinidad de libros y cuentos, que fue premio nobel y ganó el pulitzer, cómo un tipo así, con sesenta y un años tuvo las agallas de pegarse un tiro en la cabeza. Sin temor a dejar algo mal atado en la tierra y con más recuerdos que ilusiones.

El caso es que a Hemingway le detectaron una semana antes de su muerte alzheimer y ante la que se le avecinaba dijo adiós por la puerta grande. Como un señor. A la que cuento esto alguno me salta con eso de: suicidarse es de cobardes. No, señor mío. Lo que es de cobardes es aferrarse a la vida. Agarrarse a un clavo ardiendo aunque te quemes las manos. Aferrarte a lo pasajero.

Hemingway en esos últimos años de su vida podía haber tenido lo que cualquier ciudadano de a pie ansía; dinero, fama y poder. Hasta mujeres si hubiera querido, pues no era un tipo feo. Pero no. Él puede decir ante Dios que se fue del mundo, que no le echaron por vejete pesado que ya está que se muere y quiere vivir para no sé qué pues no se puede ni mover del asiento.

A mí me dan infinita tristeza todos esos ancianos a los que la inmoral familia los abandona en residencias. Que se cagan y mean encima y ya tienen medio pie en el otro barrio. Me dan pena esos vejetes que parece que se van a desmontar y yo les trato como a mis abuelos. En realidad todos lo son. Me da pena que le operen una y otra vez. Que se ahoguen una y otra vez. Que nada les atraiga o divierta como antes y que su vida se apague como una vela.

¿Una vida no es vida cuando se muere en la flor? ¿En serio hay que esperar a que te piquen el billete?

Me imagino que inmensa fuerza de voluntad tuvo que brotar de Hemingway para poder apretar ese gatillo contra natura.  Yo lo tengo claro. En cuanto vea que estoy o voy a estar más para allá que para acá, lo hago. Solo espero que no me tiemble el pulso.

¿Y las personas que te quieren? – os preguntaréis-.

Si de verdad os quieren, lo entenderán. Y si no, es que no os querían. Eran tan egoístas que preferían que sufrieras tú para ellas no tener que hacerlo.

Recordad: los amados de los dioses mueren jóvenes…

Cuando sintáis que vuestros días de gloria acabaron… echadle huevos. Sacar el revólver y:

¡Bang! ¡Bang! ¡Bang!

Y que nos excomulguen. Con dos cojones.

Anuncios

12 pensamientos en “Los amados de los dioses mueren jóvenes

  1. Nunca entendi eso de conectarse a una máquina para que viva por ti, respire por ti, coma por ti, orina por ti…¿que sentido tiene la vida si tienes que tener detras a una persona que lo hace todo en tu lugar? mejor irse al otro barrio sabiendo que te vas, siendo consciente de que dia es hoy, de quien es la última persona que has visto, que marcharte como un vegetal que hace años que no ve otra cosa que su patética habitacion de hospital, mejor pegarse dos tiros que intentar alargar una historia a la que ya se le puso punto y final.

  2. Como bien dice el hagakure: “se debe vivir a la idea de ser atravesado por una flecha, chamuscado por un rayo, o ahogado en una tormenta. Un samurai debe considerarse de por si, muerto.”; con esto quiero decir que la gente, entre la vida y la muerte, elige la vida, sin embargo, este hombre no lo hizo; y como bien dices, el suicidio no es de cobardes, es todo lo contrario, un acto de honor y altamente respetable, si tienes en cuenta lo que te toca vivir si te quedas en este mundo U_U’

    Si la gente considera mas honroso vivir con la verguenza de verse metido en un asilo por unos hijos que tu mismo has criado y has visto crecer, con la baba cayendose; por lo que a mi respecta, se equivocan. Antes de que eso ocurra: Seppuku!

    Un abrazo man 😉

  3. Buen post. Estoy de acuerdo contigo ademas. Excepto en lo de llamar “inmoral” a quien deja alguien en una residencia. Mis abuelos se fueron a una, despues de haber tenido senora (no hay enyes ni acentos en este teclado) y estan mejor que nunca.

  4. Bueno eso de la residencia es relativo, porque en primer lugar depende de si quien deja alli al anciano lo hace para desentenderse de el o para que este mejor atendido y en segundo lugar hay residencia y residencias; de todos modos, y como dice valera, no me parece un gran acto de cariño, (o mas importante aun) de agradecimiento encerrar en un asilo a las personas que te dieron la vida.

  5. Absolutamente de acuerdo con Cristina. Puede hacerse por dos motivos desentenderse de él o para que este mejor atendido. Yo me refería a los abueletes obligados y abandonados.

    Saludetes y gracias por los comentarios 😉

  6. Buen post! Yo pienso que eso viene en el momento. Habrá un momento en el que te preguntes lo mismo que Hemingway, y dependiendo de las circunstancias, lo harás o no. Incluso puede que nunca te haga falta preguntarlo.

    Nunca es bueno adelantarse al tiempo, y menos cuando se trata de nuestra muerte. xD

  7. Me encanta… me he emocionado con el post, ya era hora que alguien con dos cojones (y con dos dedos de frente, que tb hacen falta para poder opinar asi) dijera algo razonable sobre este tema, es cierto que es muy típico el “suicidarse es de cobardes” si claro, tipica frase del que se ha dejado que el veneno judeocristiano le penetre en el alma y del que le aterra la muerte y la idea de que hay que pasar algún día por ella… ya me diran que es realmente de cobardes…
    “Los amados por los Dioses mueren jovenes”, autentica frase para enmarcar. Un saludo, y que Los de arriba te sean propicios 😉

  8. Y, sabes por qué? Por que es más valiente respirar profundo y proponerte a luchar con todas tus fuerzas a sobrevivir del mejor modo posible, para salir por la verdadera puerta alta cuando te llegue la muerte.
    Y, si sabes que no podrás hacerlo porque estás enfermo, lo mejor es seguir hasta el final, porque Dios sabe por qué te ha mandado eso… Y, bueno, habrá que preguntarle cuando nos vayamos, no?
    Un saludo.

  9. Estudiando algo sobre Romanticismo y Byron, poniendo en google: “Los amados de los dioses mueren jóvenes”, ¿qué me encuentro? Un artículo de Raúl como no podía ser de otra manera.

    Así es, Byron protagonizó con su propia vida e inventó aquéllo de “Live fast and die young”, uno cuando ya no siente su piel como algo que hay que quemar y desgastar. Cuando, como Tito Ernesto, uno ha recorrido el mundo, visitado la miseria y la maravilla; no le es concebible un hogar aséptico de Hospital provinciano.

    P.D. Así pues vivamos y que nos dure lo que nos dure. Hay gente que no ha fumado en la vida y le pilla el camión del estanco….

    • Cuanto me alegra que vuestra merced comente por estos lares. Curiosamente, serán cosas del destino, estaba preparando también el Romanticismo para la clase de mañana… y veo que Tito Juancar googlea al gran Lord Byron… y es que ya te aviso… mañana daremos guerra con el cojito… al fin y al cabo, el Romanticismo es él. No ha habido ni habrá mejor exponente.

      Me alegro de saludarle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s