Turismo maldito

Ocurrió este verano. Andaba yo tras la ascensión del Monte Perdido cuando me equivoqué de autobús. Cogí el turístico en vez del de montañeros. Al principio no me di cuenta. Pero cuando vi entrando por la puerta del hotel en que desayunaba a un fulano con polo, gafas de sol, pantalones por las rodillas y chanclas de dedo casi me da un pasmo.

El  error había sido mío de equivocarme de autobús, pero el tío este también iba a subir a la montaña. Repito montaña. Y por lo que se ve no le tenía ningún respeto. Pero lo peor no fue eso. Lo peor fue la parienta. Que subió la escalinata del hotel y llegó sofocada y va la tía y se echa un piti, muy agobiada y se pone a hablar por el móvil. Manda huevos.

Esta actitud ante la vida y los sitios me jode que quieren que les diga.  Luego pasan los accidentes viene una tormenta y ves a estos pobres gilipollas llamando como locos al uno, uno, dos, diciendo que hay una tormenta y que vengan a recogerles en helicóptero. A lo que los de la centralita se parten el culo y les dicen que se jodan y que la montaña es así. Y al pan pan y al vino vino.

Desde hace cincuenta años con eso de que somos iguales estamos trajinándonos todo. El turismo no es una excepción. Esto es un claro ejemplo. Otro ejemplo de esta decadencia sería lo que me contó mi tía de Egipto. Que allí cada individuo que pasa por una pirámide quita una piedra y se la lleva de recuerdo. Así se ahorran en postales, los desgraciados. Va a llegar un día en que se lleven la pirámide entera solo para decir al vecino entre foto y foto:

-Mira Pepe esto lo labraron los egipcios…

Ciudades como Paris a las que se va solo por decir que se ha ido. Hay gente que hasta las intenta ver en un día. Entran al Louvre por la parte de detrás. Ven la Gioconda. Se van a la torre Eiffel. Se van al arco del triunfo. Ven Notre-Dame y se acabó. Y despaso cogen la Nikon y echan fotos a todo Cristo, aunque no valgan para nada.

Ahora todo el mundo puede ir a todo el mundo. Nos importa una mierda aprender algo, solo nos importa decir que hemos estado. Antiguamente quien viajaba y visitaba los lugares es porque de verdad quería. Tenía que hacer un esfuerzo enorme y desembolsar mucho dinero para conseguirlo. Los viajes duraban años. Tenía que ser fascinante no como ahora, todas las ciudades se parecen. En general sí.

En todas las ciudades hay Mcdonalds, Burger, hay una cadena de hoteles famosa y un supermercado enorme. Poco a poco las diferencias se liman y ahora todo el mundo quiere ir a unos grandes almacenes. Es frecuente visitar un buen país gastronómico y preferir ir a comer hamburguesas antes que probar la gastronomía local o charlar y tomar café con los nativos.

Los árabes no se crean ya han sacado provecho de esto. Al que ven con la Nikon al cuello y cara de pringado le cobran cuatro veces más. Por capullo y lo mejor de todo es que el otro le paga encantado como si hubiera comprado una ganga.

Resumiendo: que como esto continúe así va a terminar por desaparecer lo exótico. Y a mí cada vez me da más pereza ir a sitios masificados. He dicho.

Anuncios

12 pensamientos en “Turismo maldito

  1. Completamente de acuerdo en eso de que deberiamos interesrnos un poco mas por la cultura del lugar que visitamos, hace poco estuve en Santa Maria de Naranco,cerca de oviedo, y me quede de piedra al escuchar a un hombre decirle a su esposa ” sabes, este lugar tiene un toque…como un poco maya” madre mia, casi escupo a sus pies ¿como se puede ir a un lugar a ponerse a hablar sin saber y despues quedarse tan tranquilo? apuesto a que ese señor no se imaginaba la grandisima burrada que acababa de decir, porque si no no me lo explico, pero no miento al afirmar que me cuesta entender como ese hombre podia andar con el peso de tal ignorancia a sus espaldas, y lo peor de todo, es que cada vez hay mas gente asi.
    Buen texto. Saludos

  2. tienes mucha razon con tu articulo, no lo lei todo, no fue por falta de cultura, sino por que no le beo el caso de terminar, puesto que el mensaje ya lo da muy al principio un tour ya es solo por salir a conocer el lugar, no su historia, pero ni modo que se puede aser, la humanidad se niega a cambiar,be es como lo ocurrido en chernobyl, mas sin embargo, siguen abiendo terminales nucleares como esa y siguen operando.
    pero bueno no me saldre del tema.
    muy buen articulo. tiene mucho sentido.
    adios

  3. “Paris no es la torre eiffel” U_U

    La gente va de viaje sin motivo alguno, las amas de casa de 40 y pico tacos sueñan con ir a sitios “exoticos” (y digo exoticos, ironicamente, por que no tienen puta idea de elegir un lugar para viajar, joder, como si el mundo fuera pequeño y tienes que irte a donde va toda la gente), creyendo que van a ser las vacaciones de su vida, y nada mas llegar… “ais que calor, cari, que ganas tengo de volver a casa”.

    Me cago en diez, lo que daria yo solo por poder viajar por dentro de españa, y la gente que tiene pasta y viaja, no lo aprecia U_U

    En fin, como bien has dicho, todo en esta vida se acaba masificando, la gente se mueve por tendencias, no por instinto.

  4. Y en 30 dias yo empiezo turismo… (lol)

    d todos modos lo q dice aki el master raul tiene toda la razon.
    Ej: Mi primo en cuatro veranos ha estado una vez en Cork (Irlanda), otra en Inglaterra, otra en Menphis y otra en Seattle

    Ni puta idea si me tiene q contar q habia alli, fue con un grupo d 25 pijazos d mierda q les mola contar q han estado en EEUU y presumir d un ingles q no han practicado nada.

    Yo he repetido dos veces a Cork y a Oxford, y para mi somo como mi ciudad natal, no he ido a tantos sitios como el, pero los conozco, para mi son como otro hogar.

    No se puede conocer otras cosas hasta q no te conoces a ti mismo, lo mismo pasa con el turismo, ya sea cultural o d ocio

    P.D.:Cristina, admite q Asturias tiene algo d maya por favor : )

  5. Entiendo perfectamente tu incredulidad al ver a gente en, como tu dices, chanclas de dedo o, como yo he visto, en tacones con la intención de subir a la montaña. Sin embargo, yo voy a exponerte el lado positivo: esa gente sube así a la montaña la primera vez, probablemente se aleje unos pocos metros del aparcamiento y luego recule hasta el bar más cercano, pero cuando vuelven al coche, ella con los pies destrozados y él hasta las narices de escuchar sus quejas ambos han aprendido que si de verdad quieren subir a la montaña, si de verdad tienen ese interés, deberán modificar, aunque sea ligeramente su indumentaria. También es verda que en la mayoría de los casos ese interés no existe o es realmente escaso, por lo que las “excursiones” montañeras no vuleven a producirse. Así, quien realmente aprecia el senderismo, ya sea por pistas o por alta montaña, sólo lidiará con ésta gente en los inicios del recorrido, pues son el verdadero interés y las ganas de disfrute los que nos llevan a proseguir la marcha.

    Por otra parte, y desviando mi disertación hacia el turismo rural, no puedo sino estar de acuerdo contigo, una ciudad no puede verse en un día, quizá sus más importantes monumentos sí, pero eso solo constituye una mínima parte, ¿verdad? Por eso, y volviendo a una conversación que tuvimos no hace mucho,le pedí a Alf que hablase contigo (sé que no lo ha hecho) para que dedicases algunos días a enseñarnos aquellas partes de Madrid que poca gente va a visitar, a que nos cuentes las historias que tu sabes y que a mí me interesan.

    Asique, cuando tu ajetreada vidad de escritor te lo permita, invitame a recorrer contigo las calles madrileñas, que sé que a ti también te gusta. =)

  6. completamente de acuerdo, salvo por la tragedia que estaba apunto de acontecer y que eclipso la visita estalear de ésta familia de andaluces, que aunque un poco inconscientes parecían simpáticos; si me refiero como sabes a la yaya que estaba apunto de aparecen antes de que tu hermano entrara en colera, encapotando cualquier pensamiento positivo sobre el vieje TURÍSTICOOOO

  7. Es lo que tiene nuestro estupido mundo globalizado , que ya todo es igual y las culturas, tradiciones y costumbres locales desaparecen aplastadas por el consumismo yanki.

  8. Los turistas express: turistas con prisa

  9. estoy completamente de acuerdo contigo, Raúl, la gente ya no viaja tanto por disfrutar del viaje como del disfrutar diciendo que ‘ha viajado’. Y una consecuencia lamentable de esta actitud (que al final es lo realmente negativo, ya que cada uno puede hacer lo que quiera con su dinero) es la escasa o nula consideración que se tiene por el lugar visitado. Da igual si se llama pirámide de Gizeh, Louvre o Pza. de la Cibeles, la gente no se preocupa lo más mínimo por cuidarla y dejarla tal y como se la encontró.

    Pero como casi siempre, generalizar es muy peligroso. A mí, por ejemplo, me encanta viajar y lo hago todo lo que puedo (que siempre es mucho menos de lo que quiero). Y a ser posible sin ‘packs’ turísiticos. Que luego pasa como con tus compañeros de autobús… o como vi yo a una señora este verano, que quería hacer la Ruta del Cares con tacones… manda g****s

    saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s