Principes y princesas

Féminas de este país, yo estoy con vosotras. Sé que estáis hartas, yo también. Vosotras que habéis crecido con la Cenicienta, la Sirenita, La Bella Durmiente y otras tantas princesas más que se derretían a manos de un príncipe azul, y habéis llorado al ver como Blancanieves se despertaba de su sueño eterno a través del beso de su caballero. Vosotras que en los carnavales os disfrazabais de lo que tanto anhelabais y mirabais a las esquinas a ver si aparecía el príncipe de corcel blanco. Vosotras en fin, que sustentasteis el amor sin fin, ideal, e ilimitado como el universo, sin ninguna clase de dogma o prejuicios. Vosotras sí, a vosotras, os han quitado las ganas de ser princesas a capones.

Y es que toda una infancia esperando y cuando ya tenéis edad de vivir en vuestras carnes lo que solo imaginasteis en cuento, van y os desmontan el chiringuito. Sin avisar ni nada. Y al ver a esos patanes de la calle, os preguntáis. ¿Dónde están los  príncipes de los cuentos? Vosotras que buscáis un hombretón agradable, sencillo, buen orador (al menos que no hable exclusivamente de fútbol), que se vista por los pies, y se perfume hasta la suela de estos. Un hombre de bandera, dispuesto a implicarse, con agudo sentido del humor, dispuesto a dar la vuelta a situaciones de tristeza. Capaz de olvidar el presente y el futuro, y con la suficiente huevada para plancharse una camisa o hacer unos huevos fritos sin quemar la cocina. Un tipo duro que haga sin que le tengan que mandar. Con sus pequeños defectos, pero como Dios manda. Creo que os hacéis una idea.

Y van y los que os dan es: un niñato recién salido de las faldas de mamá, que se encierra un fin de semana entero para ver partido tras partido. Que va de macarra y tartamudea al hablar. Que es irritantemente celoso y ni te deja tener amigos. Que se cree que la vida es Bambi, que se viste como si fuera un cuadro de arte moderno. Que se cree que hacer el amor es como tirarse un donuts (sentimiento ninguno). Además es un ordinario y grosero. No mide las palabras e incluso te chilla. Y encima cuando le dejas va y te llama “puta”. Más te tendría que llamar santa por aguantar a semejante imbécil. Creo que os hacéis otra idea.

Pero yo estoy con vosotras. Conozco a gente como el primer caso. Os los describo para que los fichéis. Al primer golpe de efecto pueden parecer cualquier cosa. Suele ser bastante habitual que los “niñatos” (los del segundo caso), sean los que en un inicio os parezcan más guapos o más a la moda, pero eso es solo facha. Los primeros son mejores y a primera vista no son identificables. Solo podréis saber que estáis ante vuestro príncipe por su voz. Por como utilice el lenguaje. Y sobre todo por si habla suave y es jodidamente observador. Un príncipe jamás levanta la voz o fanfarronea, no lo necesita, solo espera ser descubierto. Posiblemente os haga preguntas que os descoloquen y os haga reír, ese es un signo claro. El resto es intuición.

Solo es cuestión de tiempo que se os presente un varón que derrita vuestra ropa interior. Es cuestión de tiempo. Al fin y al cabo, lo bueno se hace esperar. ¿No?

Anuncios

16 pensamientos en “Principes y princesas

  1. Muy muy bueno 😀

    Lo que te decia, la gente no se empeña en conocer, en profundizar en una persona.

    Atraen mas los piercings que brillan que la brillantez en sí de una persona.

    Un abrazo hermano, cuidate 😉

  2. o0o0o!!! me ha gustado muchisimo!!! creo que voi a decirles a un par de amigas que lo lean……a ver si aprenden….
    cada dia me gusta mas como escribes felicidades por este texto, es genial

  3. Tocayo, sigue con el blog, me ha gustado mucho y por lo que leo tienes una afición considerable. Un saludo. Y como somos compañeros y competidores en la categoría de ficción, así que sólo voy a pedirte 20 segundos de tu vida para que accedas a mi blog http://www.hiperbreve.blogspot.com y leas alguna de mis pequeñas historias. Si en conciencia piensas que podría merecer tu voto, adelante. Si no, me basta con que me dejes un comentario sobre lo que hayas leído. Muchas gracias.

  4. Raul:

    Extraordinaria tu visión de la trasparencia del alma de los hombres y los “niñotes”. no solo es un relato para ellas sino un mapamundi para quienes aspiran a ser caballeros….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s