Por un palmo más de tierra

Mis más íntimos consejeros quieren que escriba sobre actualidad. Es lo que voy ha hacer. Y la actualidad es lo misma de siempre: guerras. Desde Troya hasta aquí nada ha cambiado. Miento, solo han cambiado los intereses que llevan a los hombres ha hacer esas guerras. Antes era la preciosa Helena la que movía los corazones de los luchadores. ¿Ahora qué los mueve? Un cacho de terreno, una franja. Ya nadie hace caso a Espronceda: << Allá muevan feroz guerra/ciegos reyes/ por un palmo más de tierra;/que yo tengo aquí por mío;/cuanto abarca el mar bravío,/ a quien nadie impuso leyes.>> Una verdadera lástima la verdad.

Pero nosotros, los Europeos, los Occidentales estamos cerrando los ojos. Como hacemos siempre, -es verdad- pero esta vez con un ápice de vergüenza ya que este conflicto que ronda los setenta años fue provocado por nosotros tras la Segunda Guerra Mundial, ya que como lo sabemos todo y lo hacemos todo tan bien, quisimos repartir la tarta a favor de los pobres judíos que nosotros masacramos indiscriminadamente en los campos de concentración. A mí Europa y Occidente en general me recuerdan a ese fontanero chapuza que llega a tu casa tarde, mal y nunca. Que te destroza el cuarto de baño, aunque la avería fuera mínima, que te cobra un pastón y que al cabo de dos semanas salen como por arte de magia dos averías más.

El caso es que la gente -como en todo- toma una posición al respecto. Unos van con Palestina otros tantos con Israel. Para mí es lo mismo que elegir entre el cabrón que roba con traje en el super o el andrajoso que roba un banco. Está claro que son iguales. Esta vez al que se le ha ido la cabeza es a Israel. Y el que prepara una venganza es Palestina que estará al llegar. Haber quién coño para a un fanático religioso que se inmola por la fe.

Empezamos el año bien -me digo- con la declaración de la Tercera Intifada y con la seguridad de que la mayor lección de la historia es que nadie aprendió nada de esta. Mientras tanto la ONU y sus cascos azules -me da vergüenza citarles- no entran en la franja de Gaza, ni resuelven conflictos, ni nada de nada. No es culpa suya. Es culpa de los políticos. ¿Quién si no?

Anuncios

2 pensamientos en “Por un palmo más de tierra

  1. ¿Culpa de los políticos? Por supuesto pero…¿Quien elige a los políticos? El pueblo, por lo tanto tanta culpa tienen los que gobiernan como los que desean ser gobernados.

    El conflicto arabe-israelí es un tema sensible, ya que se basa en el metafísica, solo parametros ajenos al hombre (Dios). Si me tengo que posicionar eligiría un buen fusil, los bandos ya no existen, por Ala o por Yahvéh, los mismos muertos en diferentes trincheras

    He dicho.

    Un abrazo

  2. Estoy de acuerdo. Yo no elegiría a ningún político. Crean problemas para justificar su existencia. No sé el problema como tú dices no creo que tenga inmediata solución. Ahora bien, porque nadie hace nada.

    Un Saludete pa´ti. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s