El hombre del siglo XXI

Si hay algo que caracteriza al hombre del siglo XXI es el “miedo”. Vive aterrorizado por todo y por todos. Le obligan a hacer cosas que aborrece, como estudiar carreras útiles que para nada le satisfacen y no son más que un mero trámite para trabajar más horas y cobrar algo más que el vecino.

Realiza continuamente cosas ingratas porque le han dicho que tiene que realizarlas y no conoce alternativas para vivir. Continuamente tentado con lo material, con lo efímero, con el viento que trata de guardar en los bolsillos pero que se desvanece. Se frustra y vive continuamente en el fin de semana, en el que estará aún más ocupado. Obligándose a sí mismo a tener hobbies y ningún minuto libre.

Y aún así sigue teniendo miedo porque no tiene un mísero minuto para pensar en que lo produce. Tiene miedo económico (jamás ganará suficiente dinero). Miedo terrorista (cualquier mulato de Lavapiés es una amenaza). Y por último tiene miedo a perder el viento (que con tanto esfuerzo guardó en su bolsillo).
Me dicen que soy un bohemio, un idealista, cuando propongo lo que quiero ser. Que si me creo que voy a vivir del aire. Que si me voy a morir de asco (hasta el momento no soy yo el que tiene una vida de mierda). Quiero ser filósofo. No para saber lo que otros dicen, sino para escucharme a mí mismo y saber lo que yo digo. ¿Qué opino yo del mundo y de la vida? ¿Puedo cambiar mí alrededor? ¿Puedo cambiarme a mí mismo?

Solo busco abrir mis manos al viento para que este pase entre mis dedos y acaricie mi cara, y en ningún momento tratar de hacerlo mío. Lo dejaré circular por mí alrededor y que al final desaparezca sin nostalgia alguna.

Sé que este mundo está en decadencia porque tiene la certeza de que se está muriendo. Sé que después de nosotros habrá otro ser humano, ni mejor ni peor, pero mi esperanza es que sea por lo menos más humano y menos animal.

Creo que ya es hora de abandonar el miedo terrible y lanzarnos al vacío existencial que tanto nos angustia. No puede ser que no hayamos aprendido nada desde las cavernas y que continuemos cagados de miedo por si alguna bestia salvaje nos come.

Dejémonos ya de inventarnos gigantes como Don Quijote. Dejémonos ya de abstracciones e intentemos evolucionar hacía algo mejor. Dejémonos de creer en crisis ficticias solo provocadas por la ausencia de valores del hombre del siglo XXI. Por la avaricia de los gobernantes que nos enferman y luego nos venden el medicamento.

Y por último, dejémonos de abrirnos de piernas –nosotros que somos una vieja llamada Europa- ante un joven mulato recién salido de los EEUU. Es hora de crecer, creo que ya tenemos una edad.

Anuncios

2 pensamientos en “El hombre del siglo XXI

  1. ¿Para cuando la continuación de Eva y Adán? Los que hemos caído fortuitamente en este blog pero lo seguimos cordialmente nos gustaría saber el desenlace.

    J.

  2. La verdad es que escribo un poco sobre lo que se me ocurre. Y como pensaba que este blog no tiene demasiados seguidores, creí que no importaria.

    Este domingo si no hay ningún contratiempo, sale.

    Gracias un saludo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s