Lugar equivocado, hora equivocada

Corredores en San Fermín

Corredores en San Fermín

Decían los antiguos griegos que los amados de los dioses siempre mueren jóvenes. Este es el caso que nos acontece, un joven mozo que no llegaba a la treintena fue el viernes literalmente fulminado por un toro con nombre de café: “capuchino”. Sin duda ha sido un buen mazazo para otros corredores, que ahora se lo piensan dos veces antes de ponerse a bailar entre pitones “archifinos”, que como agujas se clavan en la carne igual de ágiles que en un globo y su vida se desinfla igual de rápido que en este.

Han tardado poco la cadena de buitres, digo de televisión que emite los encierros en reclamar la exclusiva. Y en mostrar las imágenes donde se le escapa la vida. Donde se ve como está agachado y el toro como si de una bala se tratase pasa al lado y le fulmina, pareciendo más un francotirador que una masa de  media tonelada de puro músculo.

Los toros es lo que tienen. Que casi nunca muera nadie no significa que no pueda morir. De ahí el encanto, la magia de jugarte el gaznate, su formidable belleza y el salto en el corazón cuando alguien resulta cogido. No hablo de oídas, he visto como a gente se le iba la vida a unos metros de mí. El todopoderoso hombre reducido a trapo ante tan bravo animal.

La familia debe de estar destrozada. Para ella no hay consuelo, ver al lozano corredor morir por percance tan tonto (tan desafortunado). No había hecho nada peligroso a excepción de estar en el lugar equivocado a la hora equivocada.  Correr Los Sanfermines no es algo obligado sino más bien un entretenimiento, una diversión que puede salir cara. Otra muestra más de la fugacidad de la vida.

Los toros matan, pero no por ello vamos a dejar de salir a la calle (al encierro). Y si pudiera elegir una muerte sin duda elegiría morir a manos de un morlaco, antes, que hacerlo a manos de un atracador de medio pelo o morir porque un imbécil se ha saltado un semáforo.

Morir tan joven es una pena, es cierto que tenías toda la vida por delante. Dice Moncholi que eras experto corredor y que amabas a ese animal que actuó como verdugo. Al fin y al cabo todos vamos a morir y puestos a ello, me gustaría morir haciendo lo que de verdad amo y me gusta. Siempre se muere joven, pero muy pocas veces se muere en acto valiente.

Descanse en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s