Esos idealistas malditos

El mundo de las Ideas.

Conozco a muchos –por desgracia–, y son del tipo de gente a la que le vuelan los huevos en nombre de la liberté, égalité et fraternité. Que es lo que ocurre, cuando no has entendido de esas palabras, más que la traducción del francés.

Son gente “platónica”, como el amor. Idealizado e irreal, por supuesto. Que nunca han leído a Platón, ni maldita la falta que les hace oiga. Pero que son muy libres de hablar de las “ideas” y de un “mundo ideal”. Relleno de nubes rosas de algodón, osos amorosos y manzanas de caramelo.

Por supuesto, alguien que haya leído un poquito de Platón, y sobre todo el libro de Havelock: Prefacio a Platón, se ha dado cuenta al instante que ese mundo de Yupi solo existe en los cuentos infantiles. Nada desdeñables, pero que no dejan de ser infantiles. Así que no es de extrañar, que al oírles hablar nos venga un cierto tufillo a dogmatismo, prejuicio y simpleza –en el mejor de los casos–. Como si escucháramos un refrito de opiniones de aquí y allá –por supuesto– políticamente correctas.

Y como diría Sartre: “L’enfer, c’est les autres”. En castellano: “El infierno son los otros”. Y uno jamás tiene la culpa. Pero eso sí, les falta tiempo para criticar temas como: el cambio climático, la pobreza mundial y el hambre. Mientras ves que utilizan el coche hasta para plantar un pinar.

Es ese sentimiento tan español, de que a uno le toman el pelo y encima se siente mal con el que se lo ha tomado. Una especie de síndrome de Estocolmo hacía el malechor. Y como en Los Caballeros de la Mesa Cuadrada: “Todo es una causa inherente al sistema opresor”. Y a cada paso hay una conspiración opresora contra… no sé, algo.

Das una patada y sale un oprimido. Hasta descubriremos en este siglo del que ya se ha cumplido una década, que los petisuis son una conspiración del estado y las empresas para que en el futuro compremos todo color rosa. Y yo que quieren que les diga. Todo esto me suena a victimismo, chufla y mamoneo.

Hay mucha gente que vive como piensa. Que cree que nos cargamos el planeta, y en su casa hay placas solares. Que solo compra en el comercio justo y que se cultivan ellos mismos su frutas y verduras. Pero claro, eso es muy incomodo. Eso implica mucho esfuerzo. Te dirán: eso es utópico. Todo lo que implica trabajo es utópico.

Cuando le comentas todo eso, llega el momento en que te ponen escusas de mierda. Y llega un momento en que tanta hipocresía te toca la rabadilla. Y que te juras y perjuras, que a los idealistas malditos, que siempre son idealistas en las carnes ajenas, no volverás a dirigirles la palabra en la puta vida.

Un pensamiento en “Esos idealistas malditos

  1. todo lo que implica trabajo es utópico, que gran verdad xDDD
    la gente oye algo posible y realizable pero complicado, y la pereza aflorece; tras esto, a otra cosa mariposa.

    Vaya cambiaso le has pegado a esto pive xD

    Un abrazo hermano😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s