Summertime

Es tiempo de fornicio, de algarabía joder, de aliviar tensión...

Me despierto con la sensación de haber cambiado de siglo. Así es como cada año me doy cuenta de que ha llegado el verano. Una sensación desagradable, de agobio, de aire enrarecido, de sol que me hace entornar los ojos y calor, mucho calor. Madrid es una olla a presión en medio de un desierto. Me siento como un garbanzo de nuestro castizo cocido. Por ello afeo la conducta a quien osa degustarlo. Odio la gente que come lo mismo independientemente de la época del año, sin saber aprovechar los momentos propicios que da la tierra para degustar sus frutos.

Es en este momento cuando veo que se va a acabar el año, y no en diciembre como debiera ser. Es en estos días cuando me invade la nostalgia de que ya no volveré a ver dos mil nueve, pese a llevar seis meses fuera de él. Podrá deberse quizás a que es cuando acaba el año académico. No sé a quién se le ocurrió la maldita idea de poner la parte más importante del curso en junio. Parece idea de un mono borracho, y tiene el mismo sello de quien creó este mundo. Uno de los tres peores meses para estudiar, con las piscinas abiertas y las mujeres (y hombres) más ligeritos de ropa, mostrando sus cada vez más fofos cuerpos.

Es tiempo de siesta y de pereza. Es tiempo de mandar todo al diablo, y buscarse una sombra donde guarecerse. Es tiempo de fornicio, de algarabía joder, de aliviar tensión. Es tiempo -como decía una amiga- de sentirse sucios, emborracharse y fingir orgasmos. De ser unos malditos cerdos, de dejar de reprimir lo que el jersey de cuello alto no nos deja ver el invierno. Es tiempo de escuchar a Janis Joplin. Es tiempo como dijo James Dean de vivir deprisa y dejar un bonito cadáver. Odio el puto verano joder. Representa todo lo que podemos pero jamás llegaremos a ser…

3 pensamientos en “Summertime

  1. Nada mal, nada mal, haha desdeluego que no. La existosa salida sexual que por estos tiempos corren, nos da pie al uso de la goma y a destapar el corsé.

    Por otra parte, el ingenio femenino en diversas ocasiones nos hace quedarnos con las ganas y, chuparnos el pie. Ay! maldita lujuria y persversion ésta que nos encierra por el dia y por la noche nos invade.

    “Recuerden, recuerden, el cinco de noviembre. Conspiración, pólvos y perversión. No veo la demora y siempre es la hora para evocarla sin dilación..”

    V.

  2. Siempre he tenido la misma sensación que describes, respecto a considerar Junio y el inicio del verano, como el fin del año o de la temporada. Sunpongo que es por la finalización del curso escolar en mi caso (soy maestro) pero igualmente siempre he tenido este sentimiento, por acabar los estudios en estas fechas.

    Creo que te equivocas cuando dices que el verano es un “cagao”. Pienso que es la época en la que el individuo mejor puede desarrollarse y dar rienda suelta a sus inquietudes y anhelos, precisamente por disponer de más tiempo libre, y de un clima que acompaña. Sin olvidar los viajes veraniegos. Saludos

    • Sí, en realidad a la mayoría el verano es la mejor época del año. Pero particularmente para mí, ha sido siempre una época donde me he muerto de calor, morriña y siempre he estado en estado perezoso. Aunque los viajes son increíbles sí. Digamos que es un “cagao” a medias… Según la persona jajaja

      Saludetes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s