Mesa de tahúres

Repitiendo fórmulas de beneficio máximo...

España es un país del que todavía no se sabe cómo va a quedar después del huracán financiero, esto se debe al simple hecho de que todavía estamos en medio. Ahora mismo tenemos el beneficio de la duda. Puede que sí o puede que no, fifty fifty que dirían los ingleses. Mientras tanto el actual gobierno sigue en caída libre. La oposición contempla frotándose las manos como el aeroplano peninsular se precipita al vacío, sin saber que ellos son los copilotos, y que el avión es el mismo para todos, se estrelle o no.

Mientras estos anormales se inflan a bofetadas por ver quién pilota, las personas de a pie vamos en segunda clase y cada vez más asiduamente, unas azafatas un tanto groseras despiden a los viajeros de sus asientos a la cola del avión, también llamada cola del paro. Las familias de segunda al ver tal situación, se aprietan más el cinturón por las turbulencias que hace que la mayoría se cague de miedo. Cada vez más, familiares y allegados recorren el pasillo de los castigados.

Mientras tanto, unas cortinillas hacen de débil frontera entre primera y segunda clase. Allí en la clase business están los del Monopoly. Se diferencian del resto porque estos tienen asientos más cómodos, una azafata buenorra que te cagas –no como la furcia que nos han puesto a los de segunda–, comida que no parece elástomero a medio fabricar y están más cerca de la cabina, del poder.

Lo que de verdad les hace diferentes es que están jugando a las cartas, en mesitas especiales dentro del avión. Fumando un habano y bebiendo escocés. Llevan horas, días y años preparando con ahínco todo esto. Repitiendo fórmulas de beneficio máximo a mínimo coste. Caiga quien caiga. Llenando sus abultadas carteras a costa de los de la otra parte del avión. Diciendo que hay que seguir manteniendo la partida, puesto que si dejan alguna vez se deja de jugar, perderán todo el dinero. Dinero que no es suyo, sino que puesto está en el tapete por los de segunda clase después de trabajar durante toda la vida con el sudor de su frente.

Estos cabrones no solo juegan con un dinero que no es suyo y se forran. Estos cabrones no solo amenazan con quiebra a los del otro lado del pasillo si osan moverse. Estos cabrones además llevan paracaídas por si el avión no consigue enderezar el rumbo. Estos cabrones tienen sobornados a los pilotos con las deudas de sus campañas electorales. Estos cabrones además tienen los paracaídas del resto del avión, y lo peor de todo es que prefieren tirarlos por la puerta a rebajarse dándolos a un cualquiera del otro lado.

Hoy leo en internet:

Islandia demanda a los banqueros y los mete en la cárcel, tras la búsqueda de responsables por el colapso financiero.

Más de un año y medio después de la bancarrota de los principales bancos de Islandia, que casi hundió la economía del país,  la policía ha empezado a detener a algunos de los principales banqueros, mientras otros antiguos cargos ejecutivos y propietarios se enfrentan a pleitos de dos mil millones de dólares.

Que cunda el ejemplo. Los chorizos a la cárcel. He dicho.

Anuncios

6 pensamientos en “Mesa de tahúres

  1. Es buen artículo, pero estamos en lo mismo de siempre, criticar a empresarios, banqueros y políticos, cuando también hay mucha gente que se ha flipado muchisimo y ha vivido muy por encima de sus posibilidades. Desde mi opinión el cancer de la economía capitalista son los bancos, y el sistema de creación de dinero como deuda, mediante el proceso de reserva fraccionaria el abandono del patrón oro.

    • Querido Juantorralba, creo que es bien cierto que la gente ha vivido por encima de sus posibilidades, pero también los banqueros han concedido crédito sin ninguna garantía amparándose en el hipotético pero factible rescate del Estado. Aún así, es ineludible la responsabilidad de la gente que se creía que eran nuevos ricos y que no se entendieron su situación económica real. Respecto al cáncer de la economía capitalista, totalmente de acuerdo. Y para los lectores que no sepan lo que quiere decir el compañero, que vean Zeitgeist.

      Cordiales Saludos

  2. Acabamos haciendo siempre lo mismo, sabemos de sobra quienes son los culpables, tenemos sus caras, y no sabemos qué hacer. Maldita impotencia existencial 😦

    Todos estamos de acuerdo en que el capitalismo se condena a sí mismo, pero el muy hijo puta se regenera!!

    Los tipejos del monopoly nos tiraron por la borda hace mucho tiempo.

    Como bien dijo George Carlin: “es un gran club… y tú y yo no estamos invitados”

  3. ten cuidado si quieres cuestionar el sistema capitalista. tiene sus fallos y sus debilidades pero por lo que sepa, no existe otro sistema que sea mejor. argumentaría que la situacion en España ahora se debe mas bien al socialismo que al capitalismo pero ya sé que no estás de acuerdo conmigo y con la gran mayoria de las economistas en este mundo.
    se puede decir que todo es culpa de los eeuu porque alli empezó la crisis. pero si España fuese la primer potencia, la crisis tendría sus raices en España. Al fin y al cabo, no forzamos a nadie a meter su dinero en los eeuu. lo ponen alli precisamente porque somos quien somos.

  4. como dice Niall Ferguson, “El mercado es el espejo de la humanidad… no es culpa del espejo si refleja tanto nuestros granos como nuestra belleza”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s