Verano y subvencionados

Estamos en agosto y sigue el calor, pero más acentuado. El cocido madrileño está aún más cocido. El calor aprieta y todos los que tienen billetera, familiares con recursos o unos padres generosos huyen de la capital. Bien hecho. Mientras tanto, los que quedamos a bordo, nos aferramos a lo que sea. Véase: un bote frio de coca-cola, un aire acondicionado, o una piscina caldeada. El verano no es para estar en Madrid. El verano es para invadir las costas alicantinas por ejemplo. O para irse a territorios gallegos que todavía duermen arropados, o incluso para irse al sur a comerse unas buenas tapitas de pescaitos y piropear morenas guapas.

Lo que más gracia me hace de todo, es que hasta incluso los mendigos que tan frecuentemente piden por las calles del centro de Madrid, han desaparecido. En esta España cañí también ellos se van de vacaciones. Y es que como en todos lados, hay mucho hijo de puta que empaña el oficio. Y los mendigos que son de verdad quedan como Cagancho en Almagro… Y ahora al igual que en el funcionariado y en todos los demás trabajos, hay un overbooking por la crisis. Porque para muchos el pedir es un oficio. Cada uno se busca la vida como puede oiga…

¿Qué crisis si todos están de vacaciones? Yo también me lo pregunto. Digamos que los que están jodidos, son los de siempre desde el principio de los tiempos. Las clases medias que no son tan pobres para ser subvencionadas, ni tan ricas para poder vivir como se merecen. Que no pueden escapar a hacienda, porque tampoco pueden amenazar con una “fuga de capital”, como los ricos. Y que tienen que mantener este estado del bienestar construido para las minorías parasitarias.

Es acojonante comprobar cómo fulano de tal, de padre albañil y madre ama de casa, se va de vacaciones a una isla mediterránea de picos pardos, mientras acaba los impresos para su beca del año que viene. A lo que le van a soplar tres mil mortadelos para pagar una matrícula de mil.

Es acojonante comprobar cómo mengano de tal, de padre pollero venido a más tras echarle quince horas diarias –fin de semana incluidos-, expandir el negocio a costa de quemar su vida en general, para marchar a fin de mes un poco mejor. Con una renta un poco más alta obtenida de manera justa, decide quedarse sin vacaciones porque el año que viene hay que pagar la universidad del crio, porque hay que tirar.

Es indignante que gente que va a colegios privados le hagan descuento en el transporte público. Que gente que si no tienen más dinero es porque no quiere, viva del dinero de la subvención. Y que exista mucha gente con padres en paro, o con circunstancias adversas que no les den ni un puñetero euro. Mierda país. Cagüento.

5 pensamientos en “Verano y subvencionados

  1. Hola Raúl,
    No tengo tu e-mail por lo que te lo dejo aquí escrito.
    Soy María* de GARABATOS (www.guixots.blogspot.com), no sé si te acordarás. El blog hace tiempo que lo cerré, pero volvemos a la carga con otra iniciativa: A-Zeta Revista, http://www.azetarevista.com.
    Te invito tanto a leerla como a participar con nosotros.
    Una abrazo,

    m*

    • Hola María, claro que me acuerdo. Espero que te vaya todo bien. Acabo de ver la revista y está muy currada, no solo por el diseño sino además por la variedad de secciones. Será un placer leernos y también colaborar si se tercia.

      Un Saludete🙂

  2. te sorprenderias de la casa que puede llegar a permitirse el dueño de una polleria, si yo te contara… xDDD

    Es siempre la misma historia tio, la clase media es el objetivo mas facil porque esta precisamente en medio, entre los ricos y los pobres.

    Pero por unas o por otras aqui seguimos no? habra que ir tirando poco a poco e intentar cambiar el asunto por nosotros mismos ^^

    Un abrazo hermano😉

  3. como siempre muy interesante la tematica, porque esa es la triste y cruel realidad de la clase media, que lo unico que hace es rajar el lomo para medio vivir, tarde o temprano tendra que despertar esa clase y ser la protagonista de las grandes transformaciones que mejoren la calidad de vida de los conciudadanos, porque ellos sabiendo hacer las cosas son conformitas y domesticados, que trabajan como si fueran vestias de carga, abrigo la esperanza que hade llegar el dia en que este mundo lleno de porqueria se transforme y avance por los senderos del bienestar gracias al protagonismo de la clase media.

    si somos miserables es porque la clase media asi lo permite y lo quiere todo gracias a su pasibilidad y conformismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s