Antiguos protocolos

Cormac McCarthy y los hermanos Coen

Los lobos de aquella región venían matando ganado desde hacía tiempo, pero la ignorancia de estos animales era un misterio para ellos. Las vacas que bramaban, sangraban y tropezaban por los prados de montaña con sus pezuñas espatuladas y su confusión, desgañitándose y debatiéndose en los cercados y arrastrando tras ellas estacas y alambres. Los rancheros decían que los lobos trataban el ganado de manera más brutal que a los animales salvajes. Como si las vacas despertaran en ellos cierta cólera. Como si se sintieran vejados por la violación de un viejo orden. De antiguos rituales. De antiguos protocolos.
(En la frontera, Cormac McCarthy)
Anuncios

La verdad

Quería saber cómo se llamaba y qué había hecho y ese tipo de cosas. Al final uno acaba pareciendo tonto. Es un fantasma. Pero está ahí. Parece imposible llegar y desaparecer de esa manera. Espero tener más noticias. Quizás las haya. Quizá no. Es fácil engañarse uno mismo. Decirte lo que quieres oír. Te despiertas por la noche y piensas cosas. Yo ya no estoy seguro de lo que quiero oír. Te dices a ti mismo que este asunto quizá ha terminado. Pero sabes que no es así. Por más que lo desees.

Mi padre siempre me decía que hiciera las cosas lo mejor que supiese y que dijera la verdad. Que nada tranquilizaba tanto como despertarte por la mañana y no tener que  decidir quién eras. Y si has hecho algo mal da la cara y di lo siento y apechuga. No cargues más peso del necesario. Imagino que hoy día todo esto suena muy ingenuo. Incluso a mi me lo parece. Razón de más para reflexionar. Mi padre no hablaba mucho, por eso me acuerdo de lo que decía. Y recuerdo que no tenía mucha paciencia para repetir las cosas dos veces, de modo que aprendí a escucharlas a la primera. Puede que de joven me apartara un poco de todo ello pero cuando volví a ese camino decidí no dejarlo nunca más y así ha sido. Yo creo que la verdad siempre es simple. Y lo es por fuerza. Tiene que ser lo bastante simple para que la entienda un niño. De lo contrario sería demasiado tarde. Cuando la comprendieras ya sería tarde.

Comarc McCarthy

¿Qué son los cronopios y las famas?

Julio Cortázar es uno de los mejores escritores de la literatura universal. Este escritor argentino destaca por un montón de cosas, pero sobre todo por sus cuentos, los cuales son una mezcla de surrealismo y desbordante originalidad en los que introduce elementos fantásticos en nuestra realidad cotidiana. Uno de esos libros que marco tendencia fue Historias de cronopios y de famas (1962) pero, ¿qué son eso de cronopios y famas? Muchos de los que se dicen entendidos juegan con esta pregunta y no hay mejor manera que el propio Cortázar nos explique lo que son.

En esta entrevista concedida al programa “A fondo” de TVE en 1970 nos da algunas claves:
Sigue leyendo

Crítica de Ojos Azules

Ojos Azules es un breve relato escrito por Arturo Pérez Reverte. Apenas ocupa la media hora de lectura. Es una labor intensa de síntesis de una historia, la cual recopila las mejores dotes narrativas del autor y te recuerda porque es uno de los escritores más leídos en habla hispana. El argumento se centra en la noche del 30 de junio de 1520, en Tenochtitlán, la llamada Noche Triste donde las huestes de Hernán Cortés fueron derrotadas a manos de guerreros Aztecas.

Fue la peor noche sin duda sufrida por los conquistadores. Enemistados ya con los indios que no les veían sino como una invasión y comprobaban su avaricia por el oro, estos soldados huían de la ciudad para salir de ese infierno y volver a España ricos. Pero ese oro les iba a salir muy caro. Una calzada les separaba de su salvación. Una anciana indígena vio como huían y dio la voz de alarma. Instantes después la laguna que rodeaba Tenochtitlán era un hervidero de canoas con nativos armados de flechas y lanzas. Les atacaron por los flancos, les cortaron los puentes y estaban a puntos de masacrarlos a todos. Muchos de los soldados se deshicieron del oro conseguido para poder salir de aquel infierno. Los que se aferraban a esa hora que tanto sudor les había costado sacar, murieron ricos.
Sigue leyendo