Soneto a un torero

Con su traje de luces dorado,
aparece por la gran puerta
de la plaza roja que alberga
toros y toreros encapotados.

El murmullo del público desaparece
el toril polvoriento se abre
y un negro toro orgulloso aparece…

Sus músculos al espectador acomplejan
en los toreros ven su reflejo, y vitorean
cuando el torero el miedo atrás deja.

Armado con colores y capote,
al bravo animal se enfrentan,
un rictus serio muestran
cuando del acero, el rojo brote.

Dedicado a José Tomás

Anuncios

Poesía al Invierno


Frías mañanas invernales demuestran
el poder de la naturaleza de acero
mientras fríamente vacío el tintero
en folios que lentamente se llenan.

Frío el el alma y fríos los dedos
que a moldear letras no aciertan
y el vaho que mis entrañas sueltan
forma nubes esparcidas en el cielo.

A los Olivos

El sol clarea los olivos
brotados del suelo, color tierra
mientras un viento frío hiela
nuestros rostros, color trigo.

El verde seduce al verde olivo
en un ademán gracioso
mezclado con tiempo ocioso
que me hace sentir vivo.

Amada poesía

¡Oh, mi gran amada poesía
a ti me encomiendo
pues solo de pensarlo, tiemblo
has sido tu mi mejor compañía!

Tú y yo solos, poesía
andamos pensando en ella
será la dama más bella
pero la más mustia y fría.

Entonces Corazón suplica a Cabeza
¡No la dejes! ¡No la dejes!
mi Corazón deja de decir memeces
mientras se hunde en la bajeza

¡Oh poesía, bien lo sabes
de mi no puedes dudar
pues yo solo quiero amar
a ti, sin cerrojos, ni llaves!

Poema al Otoño

Yo, al que muchos alaban
no soy más que un recuerdo
de alguien recto y cuerdo
que a pecho la vida tomaba.

Ahora, soy cosa bien distinta
vivo feliz en mí ser
pues solo quiero, querer
llenar folios de tinta.

Y si, me pides que compita
preguntaré: ¿con quién?
ya que lo sabes tan bien
respóndeme a esta cita:

Por más que el viento se aplica
las hojas no se caen, ni se mueven
hasta que el otoño les susurra
al oído, que mueren.