Verano y subvencionados

Estamos en agosto y sigue el calor, pero más acentuado. El cocido madrileño está aún más cocido. El calor aprieta y todos los que tienen billetera, familiares con recursos o unos padres generosos huyen de la capital. Bien hecho. Mientras tanto, los que quedamos a bordo, nos aferramos a lo que sea. Véase: un bote frio de coca-cola, un aire acondicionado, o una piscina caldeada. El verano no es para estar en Madrid. El verano es para invadir las costas alicantinas por ejemplo. O para irse a territorios gallegos que todavía duermen arropados, o incluso para irse al sur a comerse unas buenas tapitas de pescaitos y piropear morenas guapas.

Lo que más gracia me hace de todo, es que hasta incluso los mendigos que tan frecuentemente piden por las calles del centro de Madrid, han desaparecido. En esta España cañí también ellos se van de vacaciones. Y es que como en todos lados, hay mucho hijo de puta que empaña el oficio. Y los mendigos que son de verdad quedan como Cagancho en Almagro… Y ahora al igual que en el funcionariado y en todos los demás trabajos, hay un overbooking por la crisis. Porque para muchos el pedir es un oficio. Cada uno se busca la vida como puede oiga…
Sigue leyendo

Se les fue de las manos

Israel hace de tapón -y de matón-, frente al mundo islámico por esa parte...

Creo que estarán de acuerdo conmigo. El conflicto entre Israel y Palestina es algo que ya dura demasiado. Es un conflicto que ya huele, pero que a los países occidentales nos viene de perlas. Israel hace de tapón -y de matón-, frente al mundo islámico por esa parte. Por eso no ha de extrañarnos que la ONU no lamente lo ocurrido. Lo malo llega cuando a Israel se le va el asunto de las manos como en esta ocasión. Que la hipocresía de este lado del mundo ya no nos vale, porque a Israel no hay quien lo defienda.

Una flota de barcos, llamada “flota libertad”, pretendía llegar a los puertos de gaza con ayuda humanitaria. Esa zona está tajantemente prohibida, pero los activistas la saltaron para romper el bloqueo israelí que se mantiene sobre Gaza -o eso dicen-. Israel insiste en que son ellos los que aportan ayuda humanitaria a los refugiados palestinos, pero aquí cada fulano te cuenta su versión de la historia. Una rebeldía la de los activistas, que no tendría que haber pasado a mayores que la actuación de una policía marítima en todo caso.

Pero lo que ocurrió no fue eso, sino que en estos momentos hay una decena de muertos puestos sobre el tapete de Israel, tras una intervención exagerada del ejército, matando a civiles en aguas internacionales. El gobierno Israelí se excusa diciendo que fueron agredidos, y casi casi que fue en defensa propia.

Este no dejará de ser otro episodio más, entre un conflicto largo y cruel. Entre Israel que es un matón y Palestina que no se queda atrás. Entre medias, inocentes civiles de ambos bandos que nada tienen que ver y que son los que pagan los platos rotos. Y por detrás de todos ellos, está Occidente, alentando la pelea de gallos, para ver quien muere primero.

Padres ladrilleros

Fueron los años de los padres ladrilleros...

Lo que la mayoría hemos olvidado, con todo este pesado tema de la crisis, es el por qué estamos en crisis. Sabemos que la rueda llamada economía se ha pinchado. Y en lo único en que se afanan los políticos, es en llenar el neumático de parches, de muchos parches, sin atisbar el avispero que provoca la desaparición del dinero. El caso es que este gobierno no es capaz ni de gestionar la paga de un adolescente en celo y que todo el mundo apela a un pasado glorioso lleno de dinero. Ese pasado es el de la corrupción de ayuntamientos por temas urbanísticos, el del boom inmobiliario etc. Es decir, del crecimiento cortoplacista que estropeo nuestras sierras y costas con tanto puto chalet. Que hizo pasar en menos de veinte años, de tener un piso holgadamente a que ya nadie en este país se pueda comprar una casa donde caerse muerto. Llegamos a ser la octava potencia del mundo a costa del futuro de generaciones. Fueron los años de los padres ladrilleros, donde comprar un piso era una inversión. Ahora tener en hipoteca un piso no se lo deseas ni a tu peor enemigo.

Foto cortesía de elconfidencial.com.

Los Estados Unidos de Europa

En Europa esto es imposible...

La gran idea de los políticos europeos de después de la Segunda Guerra Mundial, era construir unos Estados Unidos de Europa a semejanza de los Estados Unidos de América, cuya mala copia se traduce hoy en la UE. Uno de los más grandes problemas a los que se enfrenta la vieja Europa, es que es “vieja” precisamente. Tiene que levantar el edificio sobre tres mil años de historia, de guerras, de vecindad y de cainismo. Cuando todo el mundo tiene la tentación de matar al molesto vecino. Los EEUU a diferencia, tienen apenas doscientos años de historia, con sus virtudes y sus defectos levantaron el país, inmigrantes en busca de una vida nueva. Empezaron el edificio todos los vecinos juntos, sabiendo que no les quedaba más remedio que dejar sus diferencias a un lado si querían acabar su empresa con éxito. Les costó una guerra civil. En Europa esto es imposible, solo hay que mirar a España, país en el que hay tres comunidades por lo menos que no se sienten parte de la misma. Y que en los últimos doscientos años hemos tenido cuatro guerras civiles.

Imagen cortesía de joseantoniomartin.