La misma mierda son…

El próximo contrato lo va a renovar su...

Hacerte cliente de una compañía telefónica es como entrar en una secta. Es fácil acceder, pero es muy difícil salir. Yo hace un año justo me hice de Orange. Pero he pasado por otras compañías, véase Vodafone, y le haré la rima fácil: Orange y Vodafone la misma mierda son, y seguramente también Movistar. Las tres son muy parecidas, y las tres buscan timarte, por ejemplo con sus tarifas carentes de lógica. Como la de pagar la primera llamada a un determinado número, y no pagar la segunda. Con lo que me veo abocado a llamar, para colgar, y volver a llamar. Sobra decir que los teléfonos que dan, curiosamente determinados modelos de determinadas marcas, duran aproximadamente 18 meses, justo lo que dura tu contrato. Y en este caso el mío ha durado 13 meses, y en los últimos dos fallaba más que una escopeta de feria. Hasta los 18 meses no puedo renovar el móvil que no funciona. Y me he vuelto a ver “obligado” a comprar un móvil de tarjeta para hacer uso de un móvil que ya pagué. El próximo contrato lo va a renovar su madre.

Foto cortesía de adelatorre.

2010, el año del «crash»

No me digan que no acojona...

Me remito al artículo publicado ayer en el país, titulado: (2010, el año del “crash”), y que provocó en mí un cierto acojone. Veía, mientras leía el periódico como en el vaivén del metro (símil de este país) íbamos a descarrilar. Algunos extractos:

El mensaje oficial -en todas las economías, en todos los países- en este año que comienza es «Ya ha pasado lo peor; ahora a crecer de nuevo». Finalmente, la mayoría ha admitido que lo vivido en estos dos últimos años ha sido terrible, y lo sucedido en el primer semestre del 2009, lo más duro desde la Gran Depresión. […] Lo sucedido es sólo la antesala de lo que está por llegar, lo sucedido ha sido la precrisis de la crisis sistémica que, entiendo, estallará a mediados del año en curso.

Que Dios nos pille confesados como esto sea verdad. El autor a continuación lo compara con el “crash” del 29.

Quienes han sido más realistas hasta ahora comparan lo acontecido desde mediados del 2008 con lo sucedido desde mediados de 1929 y, a partir de ahí, realizan sus análisis; yo pienso, en cambio, que la secuencia comienza antes: en 1923 (en el crash de entonces) y en 2003 (en el crash actual). En efecto, un repaso de la evolución del PIB de las principales economías en ambos periodos de tiempo muestra similitudes sorprendentes.

Sigue leyendo

Pacto de Estado

El rey pide un pacto político

Tener reyes en el siglo XXI suena cuanto menos anacrónico. Mis mayores dicen que Juan Carlos fue una figura clave en la transición, por el hecho de estar a favor de la democracia. María Zambrano, nuestra mejor filósofa, era republicana pero Juancarlista. Cosa que muchos españoles son, y que no se ve del todo incompatible. Al rey hay mucha gente que le quiere llevar a la guillotina (eléctrica en este caso), como llevaron a sus antepasados los borbones. Hay gente que opina no pinta nada y cobra mucho. Otra gente lo ve como una figura de autoridad que le da solidez a España en el extranjero, frente a esta casta política que ni siquiera sabe inglés. El rey ha sido una persona sensata y bastante acertada. Por eso la gente no se levanta contra él. El rey pide un pacto político. Pero lo que el rey no sabe es lo irritables que son los españoles, la crispación y mala uva que hay. Y como muchos paratas se empiezan a preguntar por qué han de mantenerlo a costa de su bolsillo. Se contenga el rey, o le vuelan el sombrero.

Imagen cortesía de elproyectomatriz.

Actitud ante la vida

Cuando le preguntaron por su última voluntad...

Normalmente en esta columna se habla de política, economía, y demás menesteres, que puede que hasta después de su lectura les cause cierta depresión, o como mínimo un suspiro. Para que no se diga que somos unos pesimistas hoy voy a contar una breve historia, que a mí me encanta. Trata sobre la muerte. Y sobre la «opinión» políticamente incorrecta. En la antigua china existía un gran maestro que solo podía decir la verdad. Tal era su sinceridad que a él se acercaban, gentes de todas partes para pedirle consejo político y de otras índoles. El emperador enterado de su fama, le pidió consejo sobre la conveniencia de un amor con una hermosa joven. Como por naturaleza no podía mentir, fue sincero, y le dijo que la hermosa joven verdaderamente no le amaba. O más bien, ella ambicionaba su poder y no a él y a su escasa belleza. El emperador cabreado por tal  alarde de sinceridad, y que no le llevara la razón como estaba acostumbrado, mandó que quemaran al maestro. Cuando le preguntaron por su última voluntad, el maestro contestó: que me llenen los bolsillos de fuegos artificiales…

Imagen cortesía de boletingnostico.

¿Oposición?

Mariano Rajoy está mano sobre mano...

Mientras se produce el derrumbe de la España que nos vio nacer, uno se pregunta dónde coño está la oposición. Miro el diccionario de la RAE para ver si se oculta ahí la maldita: oposición, 6. f. Conjunto de grupos o partidos que en un país se oponen a la política del Gobierno. La claridad de este libro me deja abrumado. El líder de PP, principal partido de la oposición, Mariano Rajoy está mano sobre mano, tomándose un coco loco tranquilamente viendo como se le cae a ZP el chiringuito. Uno entiende que una oposición responsable tendría que hacer una de estas dos cosas: o bien azuzar sin cuartel al gobierno para que caiga ya (y no dentro de dos años) y una vez vencido en las urnas intentar arreglar este destrozo. O bien ayudarle a que remonte la crisis haciéndose valer como piedra angular, y tomando ventaja en la carrera de las elecciones 2012. Pero no, estos políticos no hacen nada viendo como los barbaros saquean Roma. Ojalá les saqueen a ellos. Donde las dan, las toman. Ya lo verán…

Imagen cortesía de enriquefriki.