Idocia

En cualquier empresa o país más civilizado estaría fuera...

Contó ayer Carlos Herrera en Onda Cero una conversación con el presidente Zapatero. Herrera tuvo el privilegio de acompañarle como invitado al famoso Desayuno de Oración que se produjo la semana pasada. En nuestro país toda la prensa se hizo eco. En EEUU pasó con más pena que gloria. En un momento del vuelo, alguien cercano a Zapatero le preguntó: ¿qué se siente cuando miras alrededor y ves que todo lo que te rodea se está desmoronando? Pregunta directa, que ponía a las claras el castillo de naipes a punto de caer que es España. ZP contestó: ¿desmoronando? Si no se está desmoronando nada. Al contrario, se están poniendo las bases para una recuperación espléndida… Dice el refranero que no hay peor enfermo que el que no quiere sanarse. No creo que ZP sea alguien con malas intenciones. Simplemente padece idiocia (que carece de toda instrucción). Si está él ahí, lo está cualquiera. En cualquier empresa o país más civilizado estaría fuera. Me pregunto si tendrá huevos de decir eso a los cuatro millones y pico de parados. Como dice Reverte: tiene más peligro un imbécil que un malvado.

Imagen cortesía de jesaal.

Los diez próximos años

Pero cuando el parata ve que no tiene trabajo...

Los últimos diez años han sido muy buenos económicamente, los diez próximos serán de esa clase de recuerdos que uno quiere borrar. No tendría que llamarse política a lo que hoy se le llama, debería llamarse economía, porque los gobernantes en este país solo penden del hilo de los billetes verdes. Cuando el parata tiene trabajo de sobra, da vía libre al gobernante; y este despilfarra, se lo queda, se lo gasta… Pero cuando el parata ve que no tiene trabajo y puede que los suyos pasen hambre, por ahí no pasa. A media legislatura, a Zapatero lo quieren largar. A la gente ya le dan igual las malditas medidas sociales. Ve indignada como encima de estar sin empleo se va a tener que jubilar más tarde. Y piensa: ¿jubilación? Pero si ni siquiera hay trabajo, ¿cómo voy a pensar en ser pensionista? Si hablamos del empleo en los jóvenes me da la risa. El cuarenta por ciento no tiene empleo, ni casa, ni futura jubilación… y encima heredaran sin culpa alguna todo lo que sus mayores despilfarraron. Como para no cagarse en sus muertos.

Imagen cortesía de mariatorrens.

Un soldado muerto

Porque la misión ni era de paz, ni iban a repartir piruletas...

Ha muerto en los últimos días un soldado español en Afganistán. La «Guerra» -por mucho que el gobierno se empeñe en llamarlo «Misión de Paz»-, no sé si era legítima o no. O si hay alguna «guerra» que lo sea. No sé si la van a perder o no. Lo único que sé, es como estos políticos usan el lenguaje torticeramente para manipular a la plebe. Porque no es que el soldado de veintiún años, con más vida por delante que la barba de Matusalén, esté carente de pulso. Sino que está muerto, jodidamente muerto. Y maldita la gracia. Porque la misión ni era de paz, ni iban a repartir piruletas a los afganos, ni iban de turisteo a ver lo graciosos que son esa gente con turbante… Sea como fuere, lo que es intolerable es que nuestros soldados lleven BMR, que es ir como montando en un petardo, y a la mínima que le da al enemigo por lanzarte un pepinazo (el gobierno te dirá que son fuegos artificiales para darte la bienvenida), tu coche estalle como en las fallas. Teniendo estos ministros, uno ya no necesita enemigos.

Imagen cortesía de wikimedia.

Puta SGAE

Son los nuevos nobles del Barroco...

La Sociedad General de Autores se ha convertido (si no nació ya así), en la Santa Inquisición de la cultura. Son una panda de mafiosos, de sicarios, de proxenetas dispuestos a sacar dinero hasta del que canta en la ducha. No se merecen ni la leche materna, no vaya a ser que reclamen dinero a la madre por cantar una nana al niño. Son una panda de frustrados, que no han vendido un disco en su maldita vida ni falta que les hace oiga. Pero que viven muy ricamente del costado de los demás, y al amparo del gobierno. Han comprando teatros en la Gran Vía y les han cedido hasta palacios. Son los nuevos nobles del Barroco. Que vivían de las rentas de su título nobiliario. La han emprendido con las peluqueras, con los conciertos benéficos, con los de los bares y ahora van a por las pastelerías. Nos cobran en los aparatos electrónicos un canon injusto y abusivo, acusándonos de piratería aunque utilices los cedes para jugar al frisbee. Si estos no son unos fascistas, que baje Dios y lo vea.

Imagen cortesía de dvdfreak.

Madrid

Calle del Cordón

Al igual que como decía Raúl del Pozo: «Cuando estoy fuera de Madrid me muero de melancolía…”. Para mí, no hay ciudad más bonita y más mágica. Aunque me queje de los que la maltratan, y abren en canal para realizar obras faraónicas. A juicio del buen viajado puede resultar una ciudad mediocre y poco espectacular. Pero si sabes buscar entre las calles que se ocultan al turista-masa y que están en derredor del centro, la sensación de vuelta al pasado es indescriptible. Por citar diré, la calle del Cordón, que aunque sea relativamente conocida, su belleza es sublime. El Madrid antiguo está lleno de alatristes, mendigos y borrachos, de bohardillas que mi altanera imaginación sueña con habitar, en noches de interminable bohemia y vida en el centro. Me gusta que haya muchos bares, muchas iglesias y conventos, reflejo de la España que fue. Es una ciudad melancólica que añora los días en que se irguió capital del mundo. Ahora es la capital de la fiesta, con permiso de las islas ibicencas. Eso no merma ni un ápice su belleza. Es la ciudad más tolerante del mundo.

Imagen cortesía de Jemotilla.