Antiguos protocolos

Cormac McCarthy y los hermanos Coen

Los lobos de aquella región venían matando ganado desde hacía tiempo, pero la ignorancia de estos animales era un misterio para ellos. Las vacas que bramaban, sangraban y tropezaban por los prados de montaña con sus pezuñas espatuladas y su confusión, desgañitándose y debatiéndose en los cercados y arrastrando tras ellas estacas y alambres. Los rancheros decían que los lobos trataban el ganado de manera más brutal que a los animales salvajes. Como si las vacas despertaran en ellos cierta cólera. Como si se sintieran vejados por la violación de un viejo orden. De antiguos rituales. De antiguos protocolos.
(En la frontera, Cormac McCarthy)
Anuncios

Cartas a Mario Vargas Llosa

Para mis familiares y amigos no es una noticia, pero para el resto de los lectores del sí. El pasado tres de mayo me llegó un email comunicándome ganador de un concurso que me había presentado semanas antes, en la Universidad Complutense. El concurso se titulaba “Cartas a Mario Vargas Llosa” y estaba basado en su novela epistolar “Cartas a un joven novelista”. El quid del concurso era escribir una carta emulando al gran fabulador peruano. En mi caso, escribí un relato corto de unas diez páginas de extensión. Para ello utilice abundante documentación que había recogido por azares del destino meses antes, cuando estalló su popularidad al ser Ganador del Premio Nobel. Me base en artículos de El País que contaban su día a día, en una docena de horas de video que me permitieron copiar su manera de hablar y su lenguaje, y en mi propio conocimiento de Madrid para situar toda la escena.

El relato lo titule “Cinco horas con Mario”, en homenaje al gran escritor vallisoletano Miguel Delibes que aparece un par de veces en el texto. Al principio la ficción se me caía de propio insegura. Recuerdo que mi intención inicial era una hora, por cada dos páginas hasta completar las diez requeridas. Pero esto no pudo ser, porque la primera transcripción del primer capítulo al ordenador me ocupó unas cinco hojas. Una barbaridad, así que eché mano de la tijera y recorté a tres, y a partir de ahí a base de tesón y esfuerzo, y no dar la batalla por perdida fue surgiendo una historia que cobraba vida por si sola. Una historia que me dejó mal sabor de boca, pues con una frustración grande me había vencido. Eran en vísperas de último día para entregar el relato, no había escrito lo que me habría gustado, sino algo dictado por hechizo muy dentro de mí.

Habrá sido la confabulación de los dioses, un golpe de azar o la escasa participación de mis compañeros la que me haya hecho ganar. En todo caso puedo sentirme afortunado, junto con el otro ganador Don Andrés Ortega Garrido. La recompensa, un libro dedicado por Vargas Llosa, que para un bibliófilo como yo tiene un valor incalculable. Agradecer el buen trato y esfuerzos de José Manuel Lucía Megías, Director de la I Semana Complutense de las Letras, que nos sorprendió en el Paraninfo con un gran discurso de bienvenida a Vargas Llosa. Sin duda, un profesor de esos que el enamoramiento por la literatura se refleja en cada una de sus palabras.

Gracias a todos.

Podéis descargar el relato pinchando aquí.
Sigue leyendo

Una nueva esperanza

El futuro es nuestro...

Hoy hace aproximadamente medio mes que no escribo en este blog. ¿Mucho tiempo no es cierto? Así lo creo yo, pero veréis hay novedades en mi vida que creo que van a marcar un antes y un después. Para muchos será un secreto a voces, todos lo que me leéis en Twitter, Facebook y demás redes sociales ya sabréis que desde el 1 de enero ando metido de lleno en un nuevo proyecto.

Se trata de un nuevo blog totalmente diferente a este que llevo actualizando desde el año 2006. Este es mi blog personal y le tengo mucho cariño, en él he escrito estos cuatro años mucha literatura de todos los géneros haciendo especial hincapié en los artículos. Su éxito ha sido relativo, he rondado un promedio de 10.000 a 15.000 visitas al mes.

No es demasiado pero si tenemos en cuenta su ritmo de publicación irregular, que no estaba centrado en áreas concretas y que hoy leer no está en auge -y menos literatura- pues me doy por satisfecho. Además nunca estuvo en mis planes el generar visitas. Fue un excelente medio para expresar mis opiniones de toda índole: políticas, económicas, literarias, filosóficas, etc.

Ahora el nuevo blog que acabo de inaugurar tiene un objetivo totalmente diferente. Se titula Se busca emprendedor, y está enfocado a eso precisamente: a los emprendedores, a las nuevas webs creadas por ellos, a la tecnología. Me di cuenta que la mayoría de la gente se mueve en una decena de páginas y de ahí no sale. Y me refiero a las Redes Sociales, los periódicos, la Wikipedia y poco más. La red es mucho más grande que eso y mi propósito es convertir Se busca emprendedor en un referente para todos aquellas personas del sector que quieran dar a conocer su trabajo.
Sigue leyendo

Donde hay mata hay patata

Y como al final yo soy un pusilánime

Digamos que me dio la locura. Que una sola carrera no me valía. Que puesto que mi padre es un hombre magno, mi hermano es un hombre magno, mi primo y prima lo son, y mis tíos también, yo no podía ser menos. Al final todo en mi familia se reduce en ver quién la tiene más grande. Académicamente me refiero. No solo me valía estudiar filosofía. Y puesto como bien me dijo mi padre:

-Si coges esa carrera no pienso pagar el colegio de tus hijos…

Y como buen hijo suyo le dije:

-Y yo no pienso pagar tu residencia…

Y como al final yo soy un pusilánime y hago siempre lo que me da la gana, y no hago ni puñetero caso a mis progenitores, decidí estudiar otra carrera que no les gustaba: derecho. Mi padre opina que he perdido el poco juicio que conservaba, y que tengo un gusto pésimo para elegir carreras porque a cada cual es más coñazo. Mi padre no falla una. Pero los números se me dan mal, tampoco soy un hacha en las letras, pero me permiten una vida ociosa y de haragán que a mí tanto me gusta. Y siguiendo mis impulsos perezosos y las vueltas que da la vida, decidí medio año atrás, que mi deber en la vida era hacer otra carrera. ¿Para qué? Pues para no acabar ninguna, y aprovechar los años universitarios en la cola de la cafetería, en vez de pasarlos en la cola del paro.
Sigue leyendo

¿Qué es Social Vibe?

Muchos habréis visto que desde hace unas semanas hay en el blog un pequeño cuadro de colores. Como el de la imagen de la derecha. Es algo de lo que estoy orgulloso y es una de las razones por las que siga escribiendo. Se trata de un banner publicitario -que por desgracia está en inglés- y por ello debo explicarlo.

Si señores es publicidad, pero por él yo no ingreso ni un céntimo, es más tengo pérdidas unos diez euros anuales para mantener el dominio. Es un gasto pequeño, pero un gasto al fin y al cabo. Pero a todos nos molesta tener que pagar, menos si es por una buena causa.

Entonces, ¿para quién son estos ingresos publicitarios? Son básicamente para Invisible Children, que es una asociación que ayuda a los niños soldados del África, dándoles una educación que de otro modo no se podrían permitir.

Hasta día de hoy este blog ha contribuido con unos 30$, cosa de la que estoy muy orgulloso. Pero quiero aumentar esa cifra, y solo hay un modo de hacerlo, pulsando el banner y siguiendo unas pequeñas instrucciones. No lleva más de un minuto hacerlo.

En realidad os podrá parecer que es poco dinero para tanta necesidad, pero como dijo el filósofo: “menos da una piedra”. Además leí en algún blog -no recuerdo exactamente cuál- que se habían recaudado unos 4.000$, y eso que estamos hablando de hace unos meses.

Las empresas que se dedican a patrocinarlo son del tipo: Colgate, L´Oreal, Nike, etc. Y si queréis hacer lo mismo en vuestro blog o red social y colaborar por una buena causa, solo tenéis que entrar en Social Vibe.

Gracias por colaborar 😉